Siempre desde que tengo uso de razón he estado rellenita y como consecuencia a dieta. He sabido lo que me conviene comer y lo que no, lo que es bueno y malo, lo que engorda, lo que adelgaza, lo que puedo y no puedo comer…. y un larguísimo etcétera. A mis 21 años la teoría me la sé de memoria, y aunque parezca que no, la práctica también (aunque he de reconocer que me cuesta). Sé que estar toda mi vida a dieta ha sido culpa mía, yo siempre quería adelgazar y nunca lo conseguía, pasaba de una dieta a otra y no hacía caso a los que me decían que era mejor descansar y volver a empezar.

Me gusta como soy, me veo GUAPA cuando me miro al espejo y creo que es cierto (modestia aparte). Pero siempre hay comentarios autodestructivos que me hago cuando me miro (sobre todo de cuello para abajo). Creo que todas, cada mañana deberíamos mirarnos y ver lo guapas que estamos, pero siempre lo primero que hago es ver todos mis defectos. Siendo sincera me encanta mi cara: mi boca, mi nariz cerdito, mis ojos marrones verdosos, mis cejas, mis mofletes, pero también mis manos, mis muñecas. Intento tener buena autoestima, creo que es una de las cosas más importantes para todo tipo de personas, y aunque parezca que la tengo no es del todo cierto, aunque me encantan muchas cosas.

Lo reconozco: lo he pasado mal, muy mal. Sufría mucho al no adelgazar y no solo estaba mal yo, sino también mi familia, pues mi carácter cambiaba mucho y muchas veces decía y hacía cosas de las que me arrepiento. Pero tras muchos años  decidí dejar las dietas por un tiempo y sin duda ha sido una de mis mejores decisiones. Me siento mejor, mucho mejor, y me encanta. Mentiría si digo que a veces no tengo bajones, pero creo que todos los tenemos.

Creo que las personas que estamos más rellenas no debemos dejarnos llevar por lo que nos digan, por los comentarios absurdos, por tantos y tantos “deberías ponerte a dieta”, o “creo que tienes que hacer ejercicio”, el típico “esto parece grande, seguro que te viene”, “tú te vas a quedar con hambre, con lo que comes”,  y el famoso “con lo guapa que eres y el cuerpo que tienes” (que amables todos ellos jajaja). Lo más importante es ser feliz, la felicidad de uno mismo.

Con 21 años, 125 kg y una talla 54 cuento que lo he pasado mal, pero que ahora me encuentro genial. Ahora disfruto yendo de compras y no me importa irme a las tallas grandes (aunque a veces me indigno porque no hay tanta ropa como me gustaría). Estoy genial y eso es lo que importa. Soy feliz y punto.

Gracias Weloversize por hacerme sentir tan identificada y sobre todo por hacerme reír. ¡VIVAN LAS GORDIBUENORRAS!

Autor: Isabel María Hernández

14 comentarios

  1. Es muy frustrante, desesperante y un montón de adjetivos más acabados en -ante comenzar una dieta y no ver resultados. A mí me ha pasado varias veces pero ya me cansé y dije BASTA.

    Comentario by Perra de Satán on 14 de diciembre de 2015 at 11:31
  2. Un paso importante sería dejar a un lado de una vez lo de «personas rellenas» o «rellenitas».
    Somos gordas. Unas más, otras menos. A algunas les sobran unos pocos kilos. Otras sencillamente somos gordas.
    Creo que el día que dejemos de usar la palabra gorda como algo negativo, cuando rectifiquemos a aquellos que nos llaman «chicas rellenitas» (¿rellenitas de qué? ¿de amor? ¿de chocolate?)y normalicemos la palabra gorda, conseguiremos que deje de parecer un insulto y que empiece a ser lo que es, el antónimo de delgada.

    Por lo demás, toda la razón. Hasta el pepe de dietas y de la angustia de no comer, del que te digan ‘¿pero tú no estabas a dieta?, deberías hacer más ejercicio’.
    ¿por qué nadie les aconseja a los calvos que usen peluquín?
    Nuestro propósito en la vida debería ser llegar a ser felices y no llegar a tener una talla 36.

    Comentario by Paula T. Suárez on 14 de diciembre de 2015 at 19:00
  3. Me encanta el ejemplo de los calvos, mas claro imposible de la diferencia con que lo ve parte de la sociedad pese a estar hablando de lo mismo, una característica fisica.

    Al final hay gente con diarrea verbal que tiene que soltar lo que les parece mal del físico de otros, seas como seas o según lo que este de modaa en ese momento, que si eres demasiado delgada, que si te sobran unos kilos, que que poco maquillada, que si no te cuidas, que porque te maquillas tanto que si eres superficial, que si no vas al gym, que si vas demasiado que estas demasiado fit…y así con todo… lo mejor es saberlo y relativizar lo que te puedan soltar por esa boquita que critica todo y nunca para.

    Comentario by Paz Velarde on 15 de diciembre de 2015 at 19:33
  4. Me siento tan identificada… Parece que está escrito de mi puño y letra!!! De verdad gracias a esta página porque sois lo más!! Un besazo

    Comentario by Gordibuena desde siempre on 14 de diciembre de 2015 at 20:46
  5. Que gran verdad. Lo importante es sentirse bien uno mismo y vivir a dieta, al menos para mí, no es vida. Pero es muy difícil sentirte bien con los comentarios maliciosos de la gente. Puedes ser segura, puedes sentirte guapa, pero cuando alguien te viene con el «si perdieras unos kilos estarías perfecta», «con lo guapa que eres de cara…» O «deberías ponerte a dieta» es casi imposible no sentirte mal.

    Comentario by Ariadna GF on 14 de diciembre de 2015 at 22:18
  6. Yo comenzé a engordar a raíz de mi primer embarazo. Mi metabolismo cambio y mi medico descubrió que tenia hipotiroidismo. Lo de las dietas es como, querer y no poder. Ningún tratamiento me hizo efecto, mi medico no quiere operarme porque dice que seria de mucho riesgo. Es frustrante…. A si que un buen día decidí mandar a la porra a mi endocrino y a todas las dietas. Estoy harta de tanta tortura… Si tortura porque para mi el seguir a raja tabla las dietas que llevaba era como torturarme. Hoy por hoy, tengo días mejores y otros no tanto, pero por lo menos siento que no me maltrato yo misma. Los demás son otra historia…. Pero siempre habrá quien intente empañar tu felicidad por envidia, baja autoestima, etc…. La vida es muy corta como para que la pasemos sufriendo. Mucho amor, paz y el disfrutar los placeres de la vida.

    Comentario by Justyna Skrzipczyk on 15 de diciembre de 2015 at 11:00
  7. El hipotiroidismo se opera?

    Comentario by MaRta G Fernández on 17 de mayo de 2016 at 17:30
  8. Si, te extripan la glándula tiroidea. Aqui te dejo un link de informacion: https://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/002933.htm

    Comentario by Justyna Skrzipczyk on 22 de mayo de 2016 at 21:21
  9. Pero es que mi.tiroides casi no funciona..entonces extirparla pues.para mí no seria la solucion jaja

    Comentario by MaRta G Fernández on 23 de mayo de 2016 at 10:14
  10. Deberías hablarlo con tu endocrino y aver que te dice al respecto.

    Comentario by Justyna Skrzipczyk on 24 de mayo de 2016 at 07:53
  11. Habla con tu endocrino porque puede que con un tratamiento te regula el tema hormonal.

    Comentario by Justyna Skrzipczyk on 2 de junio de 2016 at 10:04
  12. Antes de todo, estoy encantadísima con esta página. Ha sido el gran descubrimiento del año y leo lo que publicáis cada día. Ahora, entrando en el meollo, yo también he sido de las que han estado probando dietas desde los 6 años. Y que me hayan funcionado, las cuento con los dedos de una mano. Con la que más bajé fue la Dukan (12 kilos), pero fue respirar y los recuperé en menos que canta un gallo (además de que llegué a un punto en el que casi aborrezco la carne). Total, que incluso después de haber adelgazado me seguía viendo como un tonel, y encima la vox populi de mi alrededor no ayudaba. Así que después de este chasco con 18 años dije, mira, hasta aquí hemos llegado. A la mierda la malditadesesperanteEinsulsa pechuga de pollo a la plancha. Voy a comer lo que me salga del toto. Evidentemente hice honor a la frase de pirata de «arrasa con lo que veas, y generoso no seas». Engordé, sí, pero con dos cojones probé la libertad en años. Y eso fue una revelación para mí.
    Desde entonces probé cosas diferentes, deportes, sabores, etc. Y como después de tantos años de dietas y leer estudios, pues como que algunas de las presentes la teoría nos la sabemos de lujo, decidí apostar por comida equilibrada y ejercicio (con mis días de debilidad y tal) y tachán! Llevo perdidos desde julio 14 kilos sin aburrirme y sin rebote. Por supuesto aún sigo siendo gorda, y me llaman de diferentes maneras a veces (como dicen en los comentarios o en el propio texto XD), pero sé lo que soy. SOY GOR-DA. Y siempre tendré alma de gorda, adelgace lo que adelgace. Me gusta vivir, y no pienso estar encadenada a una dieta específica de por vida. Así que creo que es mejor que usemos la palabra «gorda» sin vergüenza. porque cuanto más la usemos nosotras mismas, menos la usarán los demás como algo negativo para intentar hacernos daño, porque señoras y señores, somos lo que somos y nadie tiene el derecho de hacernos sentirnos peores.

    Comentario by Betty on 23 de diciembre de 2015 at 20:48
  13. Me siento muy identificada con todo: con lo de mirarte al espejo, ver tu cara, tus ojos, etc y decir que guapa eres; de repente te das cuenta que aun te queda mas de la mitad del cuerpo que ver y empiezas mirando los michelines de los laterales, la barriga que intentas ocultar con una camiseta larga, las piernas cada vez mas pegadas…Intento comer sano y poco a poco (tras ir leyendo el libro) intento aceptarme como soy y demostrarme a mi misma que soy guapa tanto de cara como de cuerpo y, como he leído en otros comentarios, hacerme a la idea de que gorda es simplemente otro adjetivo mas como delgada o bonita. Aun me queda un camino largo para poder mirarme al espejo sin divirlo entre cara y el resto.

    Comentario by kaysen on 17 de mayo de 2016 at 16:14
  14. Like me…26 años y 123 kg…pero no me siento bien

    Comentario by Hkena on 18 de mayo de 2016 at 01:40

Política de Comentarios de Weloversize

Responsable: We Lover Size SL | Finalidad: Gestión de comentarios | Legitimación: Tu consentimiento Por favor lea nuestra Política de Comentarios antes de comentar.