Sex & Love

Las formas más cutres para romper con alguien

¡Resulta que me han dejado! Yo estoy bien, sobre todo porque la forma en la que mi ex me ha mandado a paseo demuestra bastante lo cutre que él era como pareja, persona, animal o cosa. Como yo soy de las que piensa que de todas las penurias sale algo bueno, decidí hacer un post recopilando las maneras más cutres de dejar a alguien.

Es cierto que yo soy desafortunada en el juego y en el amor, pero tampoco me han mandado a freír espárragos demasiadas veces. Mis experiencias románticas fallidas no dan para elaborar una lista muy extensa. Por eso, he hecho un buen trabajo de investigación y he pedido a mis buenas amigas (y las buenas amigas de mis amigas, que por regla de tres también son mis amigas) que me cuenten las frases y formas más cutres con las que las han dicho “hasta nunqui”.

  • Me dijo que era demasiado alta. Que se sentía como un Oompa Loompa cuando iba conmigo. Mido 1,65.
  • Me envió un WhatsApp diciendo que se iba al pueblo. Luego me bloqueó y no volví a saber más de él.
  • Desapareció. Ni un “oye, que necesito un tiempo” ni hostias. Si no le hubiese visto enrollándose con otra a las dos semanas de dejarme, pensaría que le había abducido un ovni.
  • Dicen que los borrachos y los niños siempre dicen la verdad. Pasó de mi cuando estábamos pedo en un festival. Me dijo “eres una tía de puta madre, pero me das pereza”. PEREZA… ¿Tan aburrida soy?
  • Me dejó en las bodas de plata de mis padres. Estábamos toda la familia reunida y yo acabé llorando mientras ponían un powerpoint con fotos de la boda.
  • Me dijo que su consejera de reiki le habia aconsejado abrir sus horizontes y dejar el pasado para reencontrarse a él mismo. Que yo le ataba y le cerraba los chacras. Me enteré de que se estaba follando a su consejera de reiki.

  • Se fue de Erasmus y me dijo que es una experiencia a la que no se puede ir con pareja, pero que si eso al volver lo retomábamos. Evidentemente le mandé a la mierda.
  • Teníamos una relación a distancia, él era de Galicia y yo de Castilla y León. Como era él el que siempre venía, me ofrecí a ir a su pueblo. Me dijo que tenía dos vidas, la de Galicia y la de fuera, y que no quería mezclaras. Traducción: “te he puesto los cuernos con todas las de mi pueblo”.
  • Me dijo literalmente: “me caes bien, eres buena chica, pero nunca te he querido”. Dos años estuvimos juntos… DOS.
  • Le pidió a su mejor amigo que me dijese que quería cortar.
  • Al parecer llevaba meses queriendo dejarme y cuando se decidió me llamó al fijo de casa. Como yo no estaba, le pidió a mi madre que me diese el recado. Sí, mi madre me dejó por él.
  • Me dejó porque no me gustaba El Club de la Lucha. Al parecer la primera regla para salir con él es que te guste El Club de la Lucha.
  • Fuimos a la Warner de Madrid y cuando estábamos en la atracción de caída libre, justo en el punto más alto a puntito de caer, me dijo que ya no me quería.
  • Volvió de hacerse el interrail y me dejó porque, según él, “conocer otras culturas le había vuelto más abierto de mente”. Se había enrrollado con una chica francesa, otra polaca y otra alemana.

  • Me regaló un peluche y una postal en la que ponía que me quería mucho, pero que no estaba enamorado. El peluche era para que me acordase de él. Lo quemé en la chimenea de mi casa del pueblo (al peluche, no a mi ex).
  • Estábamos follando y se corrió. Se puso a llorar. Me dijo que me había puesto los cuernos con una de su pueblo y que le había pegado un hongo. Al parecer le entró la culpabilidad por si me lo podía pegar a mí también (sí, me lo pegó).
  • Me dejó porque había engordado de culo y, palabras textuales suyas, “cada vez te pareces más a tu madre. Te estás dejando, eh…”.

¿Cuál ha sido tu ruptura más cutre?

Compartir:

Login