– ¿Valeria, qué tal con aquel chico? ¿Hubo tema?

– Sí, nos liamos.

– ¿Pero follásteis?

– Bueno, nos liamos.

– ¿Pero follásteis?

– Soy una señora, esas cosas no se cuentan.

– Vamos, que no pasó nada.

– Que síiii, follamos y tuve 3 orgasmos.

– VAYA CRACK.

7

No, no estáis leyendo el post de un tío hablando con sus amigos, estáis leyendo a una mujer de 29 años hablando con una de sus mejores amigas. Hasta aquí podría parecer la típica conversación de chicas cachondonas que hablan como machos alfa, pero la verdad es que ninguna de las dos somos así, ella está casada con su novio de toda la vida y yo soy virgen. ¿Estáis flipando? Pues no es para tanto, soy virgen y casi rozo la treintena. No me compadezcas, no te lamentes por mí, no sientas pena, yo soy feliz así, o eso creo. El único problema es que estoy cansada de eso, de no poder decir que soy virgen sin que la gente se ría o se quede con cara de loca, por eso hace 5 años empecé a mentir. Amigos, conocidos y hasta familia, parece que todos se preocupaban más por el estado de mi himen que yo, hasta llegaron a pensar que era asexual porque habían leído por internet que estaba muy de moda la gente que no necesita follar para mantener una relación. Hasta hablé con mi madre, y le dije que por qué estaba tan mal visto ser virgen, ella me lleva repitiendo toda la juventud aquello de ‘ten cuidado, no lo hagas con el primero que pilles, hazte valorar’ y ahora me metía prisa para que me tire al primero que pase porque le duele ver que los demás piensan que soy un bicho raro.

Mentí, les mentí a todos: ‘he follado’.

giphy

Con dos palabras conseguí toda la atención que había necesitado todo este tiempo de mis amigas, me hicieron sentir ‘una de ellas’, me incluían en sus conversaciones. Me sentí bien, muy bien, pero pronto empezó aquella sensación. ¿Sabes cuando juegas a aguantar la respiración con tus amigos en la piscina? Intentas mantenerte dentro del agua, intentas no salir la primera, intentas aguantar el cloro con los ojos abiertos para ver quién será el primer ‘rajado’ en abandonar, te arden los pulmones y sólo tienes ganas de gritar porque no puedes respirar, sales la primera y a medida que los demás van saliendo te miran y se ríen de ti. Pues así me siento, como la cría torpe que pierde en todos los juegos y todos descartan tener en su equipo. No puedo seguir inventándome conversaciones sexuales para poder estar al mismo ‘nivel’ que mis amigas, si de verdad me quieren entenderán la mentira y el por qué de todo. ¿Lo harán, verdad?

Si puedo sacar algo bueno de la mentira es la capacidad de creatividad que tengo, ¿sabéis lo duro que es mentir durante tantos años a personas que ves a diario? Puedo ser virgen, puede que no haya experimentado lo que es la penetración, pero después de esto os digo que de tanta información que he tenido que leer, escuchar y ver, puedo considerar que he follado mentalmente unas 100.000 veces. Es más, he llegado a creerme mis propias mentiras y despertarme creyendo que la noche anterior estuve con un rubio nórdico de metro noventa y barba hipster. Ah, la magia de la imaginación.  Ahora tengo que conseguir que la gente entienda que no soy la freak que lee a Harry Potter y encima es virgen, sino la mujer que por sus circunstancias es virgen y lee Harry Potter.

giphye