¡Hola queridas!
Tengo una duda para vuestra sexóloga. Creo que tengo la vagina estrecha, muy estrecha. Soy lesbiana así que no me he esforzado nunca por hacerla más ancha, pero ahora quiero empezar a usar la copa menstrual, y nada que no hay manera. Aunque me he comprado la talla más pequeña (S), tengo la vagina chica y aunque entra, duele (y mucho). Para que os hagáis una idea del drama, la tengo tan diminuta que meterme dos dedos me duele. Empiezo a estar un pelín desesperada. ¡Ayudadme! Gracias.

Un saludo, Irene.

 

Independientemente de haber mantenido relaciones sexuales o no, y contando con que el himen ya no esté intacto, puede ocurrir que nuestra vagina de repente decida que por ahí NO PASA NI DIOS.

Me atrevería a decir que todas hemos vivido alguna vez ese momento en el que nos vamos a introducir algo dentro de la vagina (véase un tampón, una copa menstrual, unas bolas chinas, un dildo, un pene, un dedo, un loquesea) y no hay manera.

“DIOS MÍO, TENGO EL CHICHI DIMINUTO”

tumblr_m6e3p40Ku11rwbl7wo1_400_large

Tranquila, que no cunda el pánico

Piensa que el cuerpo de una mujer está hecho anatómicamente para que por ahí pueda salir el cabezón de un bebé. Lo sé, lo sé, parece que te quedas más tranquila pero al mismo tiempo NO, porque eso significa que esacosaquetengoahíabajo tiene que ensanchar, cosa que ahora mismo te parece más complicado que reunir las 7 bolas de Dragón.

tumblr_mdnxu4lNqW1qf46ox

Las vaginas “estrechas” no existen como tal. Al igual que hay distintos tamaños de pene en el hombre, también hay distintos tamaños de vagina en las mujeres, sin embargo, hay que tener en cuenta que la vagina es un músculo elástico y que se adapta a lo que introduzcas en su interior (un pene, un dedo, un tampón) o a lo que salga (la cabeza de un recién nacido durante el parto).

 Cuando hablamos de tamaños en la vagina nos referimos a su longitud, no a su anchura.

chichi

Además, hemos de tener en cuenta que la entrada de ésta es mucho más angosta que el resto de ella, y que cuando este orificio no se encuentra lo suficientemente dilatado puede ocasionar diversas disfunciones sexuales en la mujer e incluso molestias a la hora de introducir cualquier objeto dentro de ella con una finalidad determinada.

El orificio vaginal puede parecer estrecho cuando los nervios se apoderan de nuestro cuerpo, ya que de verdad se cierra. El cuerpo es muy sabio y tensa el músculo de la entrada de la vagina cuando denota que la ansiedad comienza a aumentar en nuestro cuerpo por el motivo que sea (a veces no nos damos ni cuenta hasta que vamos a practicar el coito, introducirnos un juguete sexual, un dedo, un tampón o una copa menstural). Por todo esto, es muy probable que el problema sea más psicológico que anatómico, ya que el cuerpo ha de encontrarse relajado para que el orificio deje de permanecer tenso y podamos continuar con la práctica en concreto.

Teniendo todo esto en cuenta, lo siguiente que has de hacer es lo siguiente:

1. Compra lubricante

En la farmacia, sin sabores, sin olores y sin efectos especiales, uno normalito. Con que sirva para lubricar, sobra.

2. Practica técnicas relajantes antes de introducirte la copa menstrual

Como por ejemplo la respiración profunda o abdominal en sus dos versiones:

https://www.youtube.com/watch?v=sIWMHIE8kQg 

3. Aplica el lubricante en la entrada de la vagina y comienza a masajear la zona con tus dedos

Incluso si quieres el resto de la vulva, cuanta más estimulación mejor.

4. Cuando comiences a sentir placer intenta introducir un dedo dentro de tu vagina y continúa masajeando la vulva

Necesitamos excitación para que la vagina comience a lubricar y el procedimiento de introducción del objeto no sea tan violento.

5. Cuando te sientas preparada puedes intentar introducir dos dedos y repetir el proceso anterior

6. Cuando creas que tu vagina está lista para recibir la copa menstrual introdúcela POCO A POCO.

Colócala bien para que no te haga daño, ¡Y LISTO!

Si quieres, para que el proceso no te resulte tan violento puedes preparar el ambiente con música, alguna velita aromática (¡yo soy muy fan de estas velas!) y cualquier cosa que te haga sentir bien.

¡Ánimo, Irene!

¿Quieres aclarar alguna duda relacionada con tu relación de pareja o realizarme alguna consulta sobre sexualidad? Escríbeme a [email protected]

3 comentarios

  1. Yo a veces odio muy fuerte la entrada de mi vagina. Me ha hecho soltar algún gritito de AY MARICÓN QUE MASMATAO

    Comentario by Perradesatan on 11 de junio de 2015 at 09:07
  2. Uffff muchas gracias, de verdad que empezaba a pensar que tenía algún problema o algo. Lo intentaré tal y como decís y a ver qué tal.

    Comentario by Irene on 11 de junio de 2015 at 10:50
  3. Buenas! A mi también me pasaba algo parecido… Tenía mis 16, ganas de dejar de usar compresas y no había manera de poder ponerme un tampón (y ya no hablemos de relaciones). Resultó que el imen era tan grueso y consistente que, si no era con una pequeña operación, por ahí no entraría (ni saldría) ni dios. No se si será lo mismo o no, pero yo recomiendo siempre ir al ginecólogo y que te saque de dudas con la cosa ahí in situ.
    No desesperes que todo tiene solución! :)

    Comentario by Raquel on 11 de junio de 2015 at 15:44

Política de Comentarios de Weloversize

Responsable: We Lover Size SL | Finalidad: Gestión de comentarios | Legitimación: Tu consentimiento Por favor lea nuestra Política de Comentarios antes de comentar.