No me he podido resistir. Tenía tantas ganas de tenerla que por fin me la he mercado.  La toalla mágica It´s Magic! de W7! Y por 3.99 €!

La historia es que esta toalla promete quitar el maquillaje sólo siendo mojada con agua caliente. De ahí la fama. Y porque es un clon de otra muy famosa. Y muy cara. Que vale cinco veces más. Sí, cinco. De ahí mi ansia.

 

Mi primera impresión es que parece una toalla para el chichi. Es tan rosa y tan cuqui. Por otro lado,  está cosida regular, con pespuntes frangollos.  Aunque para lo que vale tampoco me esperaba una obra de ingeniería.

Toalla desmaquillante w7. Dos caras

 

He probado por primera vez la toalla con un maquillaje de sábado, es decir, cargadito. Además, el viernes me hice un chimbombo en la frente con el maletero del coche, así que me maquilllé a conciencia para taparlo (ni con el double wear de Esteé Lauder se disimula, que es chapapote puro y tapa lo intapable).

 

 

Normalmente, cuando llevo un maquillaje tanta cobertura necesito lavarme la cara a fondo. El siguiente paso es desollármela con tónico y discos desmaquillantes. Muchos. Porque hasta que no salen limpios no paro.

 

 

Vamos a probar mi toalla mágica W7.

Las instrucciones son claras:

  • Lavarla antes del primer uso. Lógico.
  • Mojar la toalla con agua caliente.
  • Retirar el maquillaje con movimientos circulares suaves.
  • Limpiar y lavar la toalla para que esté lista para la próxima vez.

Sigo los pasos. Me desmaquillo media cara. Lo flipo.

Es mágica! Ha desaparecido el maquillaje y el pendiente. Magia potagia! Noooo, ésto último nooo.  Es que lo he perdido y llevo dos semanas con uno sí y otro no. Así voy por la vida.

Mitad izquierda desmaquillada solo con la toalla de w7

La cosa es que tiene una textura un poco rara. Parece que se pega. Aún así el resultado salta a la vista. Desmaquilla que es un fenómeno.

Finalmente, para saber si la toalla ha hecho su trabajo, es hacer la prueba del algodón. Mojo un disco en agua micelar y me lo restriego por la cara. Limpio. Ha pasado la prueba.

Ante un eyeliner, labiales potentorros o productos waterproof, recomiendo limpiar antes con agua micelar o bifásicos, que con la toalla cuesta más y se marranea más de la cuenta.

Mi conclusión

He de decir que es una maravilla. Creo que por 3.99 € está bien tener en casa una toalla desmaquillante. Así cuando no tenga ganas de lavarme la cara y el largo etcétera de la rutina, puedo tirar de ella. No sé cómo no la he comprado antes con lo que vale. Voy a ahorrar cantidades ingentes de discos de algodón