Aceptar un trabajo para el que no sirvo