Bajar de peso, no es sinónimo de una vida perfecta