Bustamante está hasta el higo de que le llamen ‘gordo’