¿DEBO DEJARLO PASAR?