El "empotrador" al que le doy un suspenso