Jugando con la ley. Cap. 5: Un deseo desvelado y ojos dilatados.