Las comparaciones son odiosas pero inevitables: él no se corre casi nunca