Más fácil, imposible. Lo de estas rosquillas/bollos (o la forma que quieras darle) es un visto y no visto y te quitarán el mono de dulce por un día.

Loversizers detrás de un Donuts auténtico de esos que dicen que nos comemos...

Loversizers detrás de un Donuts auténtico de esos que dicen que nos comemos…

¿Qué necesitamos?

1. Dos huevos

2. Medio sobre de levadura

3. 100 gramos de leche en polvo desnatada + 20g de leche desnatada

Opcional: si quieres que quede dulce, añade un poco de edulcorante, a poder ser natural tipo Stevia. Si tienes aroma de anís (lo sé, nivel experto) quedarán aún mejor.

Sí, ya está, tan sencillo como suena. Yo he mezclado los alimentos con la Thermomix. Primero los huevos y la levadura durante minuto y medio (velocidad 5) y después con la leche en polvo y normal durante otro minuto con el botón ‘amasar’, pero en realidad lo podéis hacer con lo que queráis. Batidora, o si le echáis ganas, hasta con tenedor. Como a mi me gusta bien dulzón, le eché a la masa bien de Stevia antes de acabar de amasar.

La masa queda un poco pegajosa, así que yo utilicé una bolsa a modo de manga pastelera (cortando una esquinita con una tijera) y sobre una bandeja de horno antiadherente fui poniendo la mezcla a modo de rosquillas o anillos. En algunos casos mejor que en otros, que parecían más bien boñigas, pero que quedan igual de ricos.

IMG_1584

Con el horno previamente precalentado, los dejamos dorar durante unos 20-25 minutos a 180 grados y listo. Si los espolvoreas con un poquito de edulcorante quedarán más vistosos. Hay quien mejora la receta con una salsa de chocolate casera a base de cacao en polvo desgrasado… ¿lo intento para la siguiente?

Así tendremos un capricho dulzón en menos de media hora y usando básicamente leche desnatada. ¿Qué os parece?