Vida sana

La avena me ha cambiado la vida

De todos es sabido que hay ciertos alimentos que dicen que son maravillosos y muchas veces por pereza o bien porque prefieres pasar de ellos e irte a la opción segura no llegamos a probarlo. Llevaba tiempo leyendo en mis redes sociales y en varios sitios web sobre la avena cosas que pintaban bien, como por ejemplo que el consumo diario de avena disminuye el colesterol, regula los procesos digestivos y nos aporta importantes cantidades de fibra para luego ir a plantar buenos troncos en el wc, hasta ahí todo bien, lo de siempre ¿no?

Sigues leyendo más y más cosas como que la avena es un grano rico en proteínas, carbohidratos, grasas no saturadas y vitamina B siendo el cereal con mayor cantidad de vitaminas y minerales, además contiene proteínas en cantidades industriales (hasta un 25%).  Todo esto junto hace que tengamos energía de la buena y lo más importante, evitar la sensación de cansancio que se produce por la bajada de glucosa. Esto es debido a que la avena posee carbohidratos de absorción lenta, lo que hace que nos sintamos mas saciados durante mas tiempo y mantengamos un mayor control de los niveles de azúcar en la sangre. Claro que después de leer esto uno se pregunta «qué cojones hago comiendo mis chococrispis y mis huevos con bacon».

La avena contiene minerales como el calcio, el cual evita la osteoporosis, que suena a cosas de viejos, pero es una cosa que hay que ir mirando ya los que vamos teniendo una edad. Tiene hierro, que ayuda en el transporte de oxígeno a los tejidos del cuerpo. Junto a esto, la avena tiene cinc, que tiene un papel crucial en los procesos de la insulina, es decir menos atracones por bajones de azúcar.

La avena tiene seis aminoácidos esenciales: entre ellos leucina, lisina, metionina, y fenilalanina («contiene una fuente de fenilalalina», como pone en muchos productos). Estos aminoácidos nos ayudan a eliminar el colesterol «malo» y ayudan al hígado a producir más lecitina que ayuda a depurar compuestos pesados del organismo. Para que os hagáis una idea, el trigo contiene únicamente un aminoácido esencial y la cebada y el centeno no tienen ninguno. Por si fuera poco, aparte de ayudarnos a eliminar el colesterol malo, nos ayuda a bajar los niveles de triglicéridos y nos ayuda con los problemas cardíacos y de hipertensión que gente tan mayor como yo, ya empezamos a tener.

oats

Soy una persona que se levanta generalmente pronto para aprovechar el día, una persona como yo que está con 300303403400034554 frentes abiertos necesita estar en pie pronto con un buen café y un buen desayuno y desde que he incorporado la avena a mi dieta diaria he notado varias cosas. La más importante es la sensación de estar saciado y llegar sin mucha hambre a la hora de la siguiente comida lo cual supone reducir drásticamente el comer cosas que no deberías cuando no deberías, es decir, sentado en la oficina. Esto es debido sobre todo a que la avena se hincha y después de comerte un tazón no quieres saber nada de comida por un tiempo, pero además por la liberación lenta de los carbohidratos y la regulación del azúcar en la sangre. Además he notado tener mucha más vitalidad para el resto del día. Se nota y estás a tope, y te da para irte a hacerte unas carreras o para tirarte en la cama con tu colegui de turno unas cuantas horas más (guiño guiño).

A continuación os copio una receta que utilizo para desayunar y es de primero de primaria.

Ingredientes:

  • 1/2 taza de avena
  • 6 almendras o anacardos
  • 2 nueces
  • Miel/Edulcorante
  • Canela
  • Leche o sustituto

Como prepararla:

  • Se coloca la avena en un tazón
  • Se mete al microondas 45 segundos y se le agrega la canela
  • Cuando empiece a espesar se le agrega un poco más de leche para evitar que la avena se pegue.
  • Se endulza con miel al gusto, se sirve y se le agregan las almendras y nueces picadas.
  • Se le puede añadir cacao o café en polvo o achicoria (eko), arándanos o pasas deshidratadas, plátano, mermelada de frutas o si te quieres dar el gustazo, una cucharada de Nutchoc Max y FLIPAS.

oatmeal-with-fruit

A mi no me queda así de moñas, y la pinta que tiene no es agradable a la vista, pero a las 7:30 de la mañana no estás para pensar en la presentación y la estética de tu desayuno ni para subirla a Instagram. Vete sopesando si prefieres postureo o salud. Yo creo que merece la pena la salud y si dentro de tu rutina diaria incorporas el ejercicio vas a notar en muy poco tiempo como duermes mejor y te sientes estupendamente.

Compartir:

Login