Usos que puedes darle a la homeopatía

Todos hemos oído hablar de lo beneficiosa que es la homeopatía. Aun estando basada en técnicas naturales, por lo que sus inicios están en la propia naturaleza, resulta sorprendente que esté aún por descubrir para muchas personas que no la utilizan por desconocimiento. De hecho, todos hemos oído hablar de la homeopatía, pero ¿qué es?

¿Qué es la homeopatía?

Según la web “Homeopatía Suma”, acreditada como web de interés sanitario, podemos describirla y entenderla de la siguiente manera:

La homeopatía es una terapia no convencional, reconocida como tal por la legislación española. Es un tratamiento natural en la medida que contribuye a la salud del paciente de forma respetuosa con el organismo. Potencia la capacidad del cuerpo para recuperar su equilibrio e impulsa sus recursos de autorregulación.

La homeopatía suma una opción adicional, que los profesionales sanitarios pueden emplear para restablecer la salud de sus pacientes. Permite abordar al paciente desde una visión global (holística) que tiene en cuenta aspectos físicos, ambientales y emocionales.

Utiliza medicamentos homeopáticos, ofreciendo las garantías de calidad propias de un medicamento.

También puede ayudarnos en procesos tan graves como el insomnio. Es altamente recomendable en procesos en los que se pretende llevar una vida más saludable o como opción paralela complementaria a procesos médicos de gravedad.

Sin embargo, por su esencia natural, cualquier persona puede usar medicamentos homeopáticos para mejorar su calidad de vida, no es necesario estar sufriendo enfermedades o alteraciones. Es decir, los medicamentos homeopáticos también se usan con carácter preventivo para lograr unos hábitos de vida más saludables y que nos mantengan en mejores condiciones.

¿Qué usos podemos darle a la homeopatía?

Mejora del sistema inmune

Hemos hablado de la homeopatía como una terapia natural. Lo que los tratamientos homeopáticos proponen es una defensa natural, por lo que el sistema inmune de la persona mejora.

Es decir, no es necesario hacer frente a una enfermedad, si no que se consiguen mejores resultados en resistencia inmunitaria y una mejora física general.

En esos momentos en los que el cuerpo se siente algo más débil y con menos energía o, simplemente, épocas de gripe en las que es fácil caer en la cama una semana, podemos contar con el refuerzo de la homeopatía.

Mejora la salud emocional

Está demostrado científicamente que, al mejorar el sistema inmune de una persona y, con ello, mejorar su condición física, su sensación de estar sano y la salud emocional también mejora.

El cuerpo y la mente están íntimamente ligados. Es muy difícil encontrarse bien psicológicamente si nos encontramos flojos o sin energía. Por lo que cultivar la salud de nuestro cuerpo hace que estemos cultivando también aspectos como la calma, la tranquilidad, el equilibrio o la estabilidad mental.

De este modo, se entra en un bucle de positividad que solo puede traer beneficios para la persona.

Es bien sabido que hacer ejercicio físico, en la medida de las posibilidades de cada persona, mejora su emocionalidad de manera inminente. Y que, si mantenemos estos hábitos, la salud mental va mejorando progresivamente. De hecho, será el propio cuerpo el que pida y mantenga estos hábitos físicos ante algún movimiento emocional con el que no contábamos.

Estilo de vida saludable

Los dos beneficios anteriores nos pueden ayudar a mantener un estilo de vida saludable. De esta manera, si nos encontramos mejor física y mentalmente, también dormiremos mejor, nos alimentaremos mejor, tendremos conversaciones más amables y un mejor ánimo.

Además, no olvidemos que la homeopatía se basa en recursos naturales por lo que es apta para cualquier persona: niños, ancianos, personas con patologías, embarazadas y cualquier opción que podamos pensar.

Por ejemplo, ante procesos fisiológicos naturales como puede ser la menopausia, el haber desarrollado unas defensas corporales y tener los recursos corporales necesarios, sabemos que es absolutamente beneficioso. Igual que el nivel emocional. Si tenemos hábitos saludables que nos van aportando unos mecanismos y unas herramientas para solventar los conflictos diarios, seremos más capaces de afrontar los conflictos más inesperados y complicados que puedan sobrevenirnos.

Al fin y al cabo, todos pasamos por etapas y procesos, tanto a nivel psicológico como físico, en los que estamos más bajos. Es algo natural ya que los procesos cíclicos del cuerpo no los podemos evitar. Sin embargo, podemos empoderarnos con las herramientas necesarias para que, cuando vengan estos momentos bajos, estemos preparados.

Es importante conocer todos los recursos y las fuentes de conocimiento y salud que puede plantear la homeopatía. Conocerla por manos de especialistas, tales como Boiron, laboratorio farmacéutico que desde hace más de 80 años trabaja día a día en llevar la mejor calidad en medicamentos homeopáticos, contribuyendo a la mejoría de la salud de los pacientes.

Es importante destacar que siempre hay que acudir a un médico que será el indicado de suministrar el medicamento adecuado a cada paciente.