Belleza

Belleza y estética: cómo elegir el tratamiento más adecuado

Son muchos los tratamientos que hay disponibles para resaltar la belleza del rostro. Por eso, conocer las posibilidades y determinar qué resultados queremos obtener, serán los dos primeros pasos esenciales a la hora de elegir cuál es el indicado. 

 

Actualmente, existen numerosos tratamientos estéticos para acentuar la belleza de cada persona. Con el tiempo, las técnicas y métodos implementados fueron perfeccionándose para convertirse en uno de los hábitos de consumo más comunes. Son los lugares especializados, como el centro de estética y belleza de Barcelona Marcela Beauty Secrets, los encargados de hacer la magia, facilitándole a muchas mujeres (y hombres) alcanzar los resultados deseados. 

Estos centros ofrecen muchos tipos de tratamientos, cada uno de ellos destinados a corregir o enfatizar diferentes rasgos. Algunos se han empezado a popularizar con mayor rapidez que otros, llegando a ponerse de moda en muchas partes del mundo. 

Tipos de tratamientos faciales

Parte del perfeccionamiento de los métodos utilizados para llevar a cabo estos tratamientos, tiene que ver en parte, con el uso de instrumentos menos invasivos. Mientras que antes era necesario pasar por el quirófano, hoy en día es posible realizar grandes cambios con procedimientos más sencillos, que no implican la intervención del bisturí ni dolorosas curaciones.

El peeling facial, por ejemplo, es uno de los tratamientos más solicitados, y se trata de una especie de exfoliación de las capas más superficiales de la piel para eliminar impurezas e imperfecciones. El resultado es una piel tersa, rejuvenecida y limpia. Se aconseja particularmente para disminuir las líneas de expresión o reducir las manchas o las cicatrices que pueden haber sido causadas por el acné. 

Para casos más severos, en los que las manchas se han generalizado por todo el rostro, formando lo que se denomina hiper-pigmentación o melasma, un procedimiento de despigmentación podría ser el adecuado. Consiste en una terapia suave, en la que el profesional que la realice tendrá en cuenta los antecedentes médicos del paciente. Pueden utilizarse productos variados, así como, en algunos casos, se llevarán a cabo distintas técnicas con mascarillas despigmentantes o la aplicación de láser.

 

En el caso contrario, es decir, para aquellas personas que quieren pigmentar una zona del rostro en particular, se recomiendan tratamientos como la micropigmentación. Ésta puede aplicarse en cejas, labios o contorno de ojos, dándoles color para generar un resultado armonioso. Para ello se utiliza un color similar a la tonalidad natural de la zona. 

 

En los labios, el profesional tendrá en cuenta los subtonos para poder matizar. La micropigmentación tiene como objetivo destacar el rasgo en el que se aplica, y aunque es accesible para todo el que quiera solicitarlo, puede ser especialmente útil para personas con vitiligo, o que por una condición genética tienen el color de la piel o el cabello de las cejas muy pálido.  

 

¿Cómo elegir tu tratamiento?

 

En primer lugar, es importante consultar con un profesional a la hora de elegir. El o la cosmetóloga podrá asesorarte, teniendo en cuenta las características de tu piel y qué opciones hay para conseguir el resultado que estás esperando. 

 

Si lo que estás buscando es algo que puedas repetir cada determinado tiempo, a modo de mantenimiento semanal, los tratamientos exprés serán los adecuados. Éstos tienen una duración aproximada de treinta minutos, en los que se condensan los pasos del procedimiento para alcanzar una solución más rápida. 

 

Por otro lado, también existen otros tratamientos que se realizan cada treinta días o más. En cada caso, haz las preguntas que te surjan y asegúrate de contarle al profesional con el que vayas a hacer la consulta qué otros tratamientos te has hecho. 

Probablemente, tu cosmetóloga vaya a recomendarte, además, algún producto de buena calidad para preparar tu piel y que esté lista a la hora de la sesión. No agregues productos de más a los ya recomendados, y recuerda que uno de los más importantes secretos de belleza de las suecas, dueñas de pieles brillantes y tersas, yace en la simplicidad.

Utilizar más cosméticos de los aconsejados puede resultar contraproducente, ya que estarás exponiendo tu piel a un número considerable de ingredientes que no conoces. Cremas que permitan nutrirla e hidratarla, serán más que suficientes para llevar a cabo un buen mantenimiento, que en conjunto con un tratamiento de alta calidad, hará que tu rostro se vea rejuvenecido y saludable

 

Compartir:

Login