Cultura

Cómo dejar de ver tantas series y retomar un poco tu amor por los libros

¿Te ha pasado? ¿Te pasa? Tener una crisis lectora es de lo más normal. Igual en el pasado devorabas los libros y ahora hace meses que no coges uno. ¿Sí?

La etapa Gastón, la llamaremos

Bueno, si estás pasando por una etapa Gastón y te estás agobiando, permíteme decirte una cosa:

No pasa nada por tener una crisis lectora

Punto. De verdad, tal vez sea por circunstancias de la vida (como la falta de un ratito de tranquilidad), o porque no encuentras un libro que te apasione fuerte, o porque ya tienes que leer bastante en el trabajo/uni. Pues eso. No pasa nada.

Pero leer mola mucho, ya lo creo. Así que, aunque ya sepamos que no hay nada malo en no coger un libro desde el año pasado, podemos cambiar eso. ¿Quieres saber cómo?

Bueno, vale, Bruno Mars, puedes apuntarte también a mis consejos, pero estos sí que tienes que leértelos

Consejos para salir de la etapa Gastón

  • Lo primero es que ya vas por buen camino. Me estás leyendo, ¿cierto? Así que, vale, no estarás con Los pilares de la tierra, pero leer periódicos, revistas o artículos en internet está también muy bien. Sobre todo si son de WeLoversize.
  • Empieza a reconciliarte con los libros poco a poco. Despacito y con buena letra (esto es un chistaco de padre, ¿no te parece?). Quiero decir que no te cojas un Dostoievsky o un tocho de seiscientas páginas. Prueba con los libros de humor, o con ilustraciones. ¿Por qué no entras en el mundo del cómic? Los libros de Astérix, por ejemplo, son unas historias geniales.

Poción mágica y dando turra a los romanos… #AstérixBadass Ahora, yo soy fan de Obélix

  • Relee tu biblioteca. Repasar libros que te gustaban puede hacer que te intereses por seguir las historias de estos personajes (si continúan) o descubrir más libros de esos autores.
  • Los audiolibros son trampita pero también son libros. ¿Y por qué no? Escuchar una historia está genial, sobre todo si no tienes mucho tiempo o quieres descansar la vista para no quedarte sin ojos antes de los cincuenta. No es coger un libro y pasar sus páginas, pero igualmente sirve para descubrir mundos.
  • Ve a librerías, bibliotecas, mercadillos… y coge solo un libro. Solo uno. El que más te guste, así tengas que estar tres horas decidiéndote. Y hasta que no lo acabes no coges otro. Metiendo presión.

A veeer…

  • Lee en voz alta. Para ti, para otra gente, para tu gato… Mi gata Misifú se extrañó mucho cuando lo hice, todo sea dicho, pero leer en voz alta mola mucho. Aparte de sumergirte en la historia y no saltarte trozos, prestas atención a las palabras, a la construcción de las frases, a las entonaciones… Y eso te puede servir en más de un aspecto.
  • Apúntate a clubs de lectura. Yo voy a uno, y siempre descubro autores nuevos, tipos de libros diferentes… Es una forma de salir de la zona de confort. Además, te pones un plazo para acabar tu lectura.
  • Hazte listas. Libros pendientes, libros que te gustan mucho, libros que te han recomendado, libros con los que no has podido porque eran un truñi… Tengo una amiga superlectora que tiene tarros llenos de papelitos con los nombres de sus lecturas pendientes. Puedes hacerlo si te cuesta decidirte por una lectura concreta.

Flaaac… Este tío sí que sabe hacer listas (y engañar al Sultán)

  • No tengas miedo de probar temáticas diferentes de libros. A lo mejor descubres que te encanta la poesía, o siempre serás una niña de espíritu porque prefieres los libros juveniles, o tal vez te encante el realismo mágico… No lo sé, y si tú tampoco lo sabes, ¡lánzate a descubrirlo!
  • Sigue a booktubers o blogueros que escriban sobre libros. Te darán ideas estupendas, y puedes encontrarlos en YouTube, en Instagram, en blogs normales y corrientes… Pero ten en cuenta siempre que al final son sus opiniones y a lo mejor no te gustan libros que a ellos sí. No te preocupes tampoco por eso. Si no sabes por dónde empezar, aquí te dejo un blog de una amiguita mía.

En definitiva, busca tus propios medios para volver a acercarte a los libros. No hace falta que sigas todos mis consejos y mucho menos en este orden, pero seguro que con alguna de estas ideas podrás salir de tu etapa Gastón. Y si de momento no puedes, recuerda, estar en una crisis lectora no es fatal, cuando estés lista para volver a leer, lo harás.

Y podrás pasar ratos así…

¿Qué me cuentas, estás en una crisis lectora (o séase: etapa Gastón)? ¿La pasaste hace un tiempo? Entonces, ¿cómo saliste, qué estás leyendo (aparte de WeLoversize, por lo que te queremos un montón)?

 

Imagen destacada

Compartir:

Comentarios están cerrados.

Login