Si una persona que se preocupa tanto por su cutis como la Preysler usa una crema hidratante tan barata como XHEKPON (suele costar 6 euros aproximadamente) será por algo y claro, teníamos que probarla.

Vale que lo de la Preysler no está confirmado, pero NO ME ROBÉIS LA ILUSIÓN. Si acertó con los Ferrero Rocher no puede equivocarse con esto y ya está. Esto nos pone las expectativas muy altas; yo desconocía este producto, pero en el momento que decidí probarla me di cuenta de que un montón de mujeres de mi entorno la conocían y tenían una opinión bastante positiva sobre ella.

El primer pensamiento es obvio: si es de farmacia (que me gusta a mi un producto de farmacia) no puede ser mala y encima viene en formato tubo así que, lógicamente, tiene que ser más higiénica (sí, estoy desarrollando una especie de repeluco absurdo por los botes de crema de boca grande YO QUÉ SÉ). Vale, me flipa el envase y eso de tener que darle la vuelta al tapón para romper el precinto con el pinchito interior siempre me ha parecido lo más, pero ahora vamos a lo importante: el producto.

Es una crema densa (estilo pomada) que se tiene que «trabajar» bastante, pero con poca cantidad te da para todo el rostro estirándola bien. Eso sí, si estás acostumbrada en formatos más gel como es mi caso es muy posible que XHEKPON te resulte demasiado espesa, pero pese a lo que puede aparentar es muy poco grasa y la piel la absorbe rápidamente (por lo menos en mi caso, que ya sabemos que luego cada piel reacciona a su manera). Yo tengo la piel mixta (tirando a grasa sobre todo cuando tengo la regla) y la verdad es que en este sentido me ha ido bastante bien, no me ha salido ni un grano y tampoco me suda la cara nada más ponérmela como me ocurre con otras cremas con una densidad parecida.

Entre sus componentes encontramos un alto porcentaje de colágeno (lo que probablemente le dé un olor tan caracterísitico), una cosa llamada «centella asiática» (que se supone que es la planta de la longevidad) y aloe vera (que ya sabemos que es bueno para casi todo). Pero amiga, si estás buscando una crema sin parabenos XHEKPON no es para ti, porque parece ser que está petadita de estas cosis.

El olor es bastante chachi en mi opinión, pero he leído de todo por internec. Huele a talco y a limpio, pero es muuuuy sutil y yo lo agradezco mucho porque no puedo soportar las cremas demasiado perfumadas (siempre tengo la sensación de que me van a dar reacción alérgica aunque sea mentira). Además, una vez controlas la cantidad exacta de crema que necesitas, la sensación que deja en la piel es muy gustosa.

Personalmente para lo que más me gusta usar esta crema es para cuello y escote (para la cara prefiero algo más ligero y que necesite menos trabajo). Desde que la uso me noto la piel de esta zona mucho más lisa, tersa, suave y como más elástica en estas zonas y desde luego voy a seguir aplicándomela ahí (en la cara sinceramente es muy posible que no) porque, aunque no sea la súper panacea, la relación calidad-precio es estupenda.

Resumiendo:

¿La recomiendo? Teniendo en cuenta el precio, sí.

¿Voy a repetir? Pues probablemente, porque para cuello y escote va muy bien.

¿Es milagrosa? Absolutamente no. No he notado grandes cambios más allá de la hidratación y que deja una sensación gustosilla, así que no cumple las altas expectativas que me he montado con lo de la Presley, los Ferrero Roche, Porcelanosa y esas cosis.

Podéis comprarla aquí.