Consigue aquí una semana gratis en HBO

Consigue aquí un mes gratis en Amazon Prime

 

Me declaro una fan incondicional de las series de Netflix, pero en ocasiones, lo que tu mente necesita es precisamente no pensar. No dejarse embaucar por tramas complicadas, personajes a cuál más intenso o desenlaces que producen cortocircuitos. Por eso, para esas ocasiones, tenemos la suerte de contar con programas o realities que consiguen precisamente ese objetivo: Pasar un rato divertido sin más complicaciones mentales que las necesarias. Y si a esto le sumas que eres una amante de la gastronomía, de los postres imposibles y de las mezclas más rocambolescas, los programas gastronómicos de Netflix me parecen una delicia:

  • Sugar Rush. Concurso en el que 4 parejas de reposteros tienen que superar 3 rondas para conseguir un premio final de 10.000$. En cada ronda deberán realizar varios postres hasta llegar a la creación final, que suele ser una tarta. Os aseguro que veréis creaciones reposteras realmente IMPRESIONANTES.

    Delicioso

  • Sugar High. Este programa tiene el mismo formato que el anterior, pero en este caso, los concursantes son expertos en trabajar el azúcar, por lo que la ronda final consiste precisamente en construir una escultura de este dulce manjar. Las creaciones finales son una auténtica maravilla.
  • Niquelao. Este sería mi programa ideal. Porque está hecho para aficionados como yo que se creen grandes reposteros, pero cuando les ponen delante de una obra de arte, son un auténtico desastre. Es un programa dinámico y divertido en el que los concursantes de a pie, deberán replicar 2 creaciones de un famoso repostero. Hay versiones de todos los países, pero la de España está presentada por la maravillosa Terremoto de Alcorcón. Risas aseguradas a mansalva.

    No se puede definir mejor

  • Zumbo’s Just Desserts. Este programa tiene un formato muy similar a Máster Chef, pero en este caso, sólo se cocinan postres (Creo que tengo una serie obsesión por los dulces). Un total de 10 concursantes aficionados a la repostería acudirán a las cocinas del famoso repostero Adriano Zumbo para enfrentarse cada semana a una creación dulce. Los dos peores, se enfrentarán a la prueba de eliminación de replicar un postre de Zumbo. El ganador que llegue a la final conseguirá un premio de nada más y nada menos que 100.000$.
  • Manjares divinos. Seguimos con la sobredosis de azúcar (¿Os he dicho ya que me encanta la repostería?). En este caso los concursantes son chefs reconocidos que se encargarán de recrear platos más clásicos. Por lo que el resultado puede ser de lo más rocambolesco, al más puro estilo Willy Wonka. Os aseguro que no os dejará indiferentes.

    Fascinante

  • Todo el mundo a la mesa. Vamos a dejar un poco los dulces para recorrer manjares gastronómicos de todo el mundo. En este programa la esencia principal es la pasión por la cocina de todos los concursantes, quienes lucharán semana tras semana con el único objetivo de sentarse como uno más del jurado (Auténticos chef de estrella michelín). Aquí no veremos aficionados, veremos a auténticos chefs recreando platos de países diferentes cada semana. Es una auténtica maravilla.
  • El menú del millón. Este es un programa de oportunidades. En este caso recientes restauradores deberán crear un menú que consiga convencer no sólo a la clientela, si no a un grupo de inversores que son las que después decidirán si invierten o no en su negocio. Lo mejor es que podrás conocer nuevas formas de ver y vivir la gastronomía.

    Inversores venid a mí

  • The American Barbecue Showdown. Este programa es el ideal para los amantes de la carne como mi chico. Se le hace la boca agua sólo de verlo y ahora se cree todo un experto en barbacoas (¿Qué tendrán las barbacoas que tanto fascinan a los hombres?). En este caso, 8 expertos parrilleros de EEUU competirán entre ellos semana tras semana para conseguir el título de Campeón de la Barbacoa.

Y después de este empacho y sobredosis de azúcar ¿Qué otros programas gastronómicos de Netflix recomendaríais?