Belleza

Comedones o la aspiradora de puntos negros que te succiona la cara

Si hay un aparatito de limpieza facial que siempre llama la atención ese es el succionador de poros. Nosotras hemos probado este de Comedones y esto es lo que nos ha parecido.

Las opiniones en Amazon eran bastante buenas y así de bien presentado venía el limpiador. Empaquetado en una caja de cartón, dispone de cinco cabezales diferentes (cada uno para una zona distinta) y un cargador USB. Trae además una pequeña hoja de instrucciones en varios idiomas y una bolsita son recambios para las gomas y almohadillas interiores.

He de confesar que desde el principio llevaba una actitud muy escéptica hacia el succionador y cuando leí las instrucciones este escepticismo no hizo más que aumentar.

 

Pero madre del amor hermoso, ¿quién ha hecho semejante traducción? No sé si podréis verlo bien pero ¡vaya cuadro! Con bastante imaginación conseguí descifrar las instrucciones y empezar con el proceso. Lo primero es humedecer toda la zona que vas a trabajar con un paño humedecido con agua tibia. Yo usé un par de discos desmaquillantes y creo que no fue mal.

No me gusta nada hacer el payaso, ¡qué va!

Tras esto hay que elegir el tipo de cabezal que mejor se adaptará a la zona. Yo decidí dejar el básico, que según las instrucciones era el que mejor se adaptaba a la mayoría de zonas. Antes de aplicarlo directamente sobre la cara te recomiendan probar en la mano o el brazo para ir cogiéndole el truquillo. Si lo pones y tiras directamente para arriba es probable que te deje moratones. Tienes que ir deslizándolo de lado para que le entre un poco de aire a la hora de despegarlo de la piel y así no dañarnos.

Una vez lo tengas controlado es hora de ponerse manos a la obra. Os diré que hasta este punto mi escepticismo seguía intacto. A esto debemos sumarle que mi nariz está llena de puntos negros pero siempre me resulta difícil limpiar la zona en profundidad.

El limpiador tiene tres velocidades así que para empezar te recomiendo usar la primera de ellas. En mi caso,la primera velocidad no hacía absolutamente nada.

Tras este primer y fallido intento decidí aumentar la velocidad. Y ¡VOILÁ! El succionador empezó a funcionar y a sacar la grasilla incrustada en mi nariz. Lo primero que ves aparecer es como una pelusilla blanca y tras unas cuantas pasadas esa pelusilla pasa de tu piel al cabezal del succionador, dejando tu piel limpia y bastante suave.

No sé si llegáis a apreciarlo bien en las fotos pero la verdad es que hay bastante suciedad en la boquilla. El lado de la nariz donde lo utilicé también quedó un poco hinchado y bastante rojo, pero se pasó a los pocos minutos. Tras esta limpieza recomiendan no usar inmediatamente después ningún exfoliante. Yo lo que hice fue aplicar un poco de tónico y ponerme mi crema facial para calmar la zona.

En definitiva, aunque al principio no estaba muy convencida tras un primer uso me parece una buena opción para limpiar en profundidad las zonas más rebeldes. Hay que dedicarle un poco de tiempo para acostumbrarse al uso y tampoco te recomiendo insistir demasiado en una determinada zona. Si hay un punto rebelde es mejor dejarlo y volver a intentarlo cuando la zona este más calmada. Si insistes demasiado puedes llegar a hacerte daño.

 

Puedes comprarlo en Amazon por 20€

 

Compartir:

Login