Conocí a Lúa de casualidad. De esas bonitas casualidades que a veces te regalan las RRSS. Esas casualidades a las que los expertos llaman algoritmos, supongo.

Llegó a mí su poema “Reguetón” recitado en un vídeo tan cuidado y bonito que junto con su voz acentuada con el característico tono de mi tierra me hizo ir corriendo a su IG (@mosquetera_).

Aquí os dejo el vídeo del que os hablo:

Y allí, en su ventana virtual descubrí a una poeta.
Una poeta que podría ser la camarera de tu bar habitual.
No lo es del tuyo posiblemente, pero sí del bar de otras personas.
Ella es una mujer que lucha por su sueño, y ¡joder qué sueño!, cuando creíamos que los filósofos y poetas habían muerto, llega alguien como ella y te dice:
“¡Booom, ahí lo tienes! Vengo para quedarme, y vengo para que te quedes prendada de cada uno de mis versos en los que encontrarás tus sentimientos en tinta”.

Porque eso es lo mejor de su poesía, que podrías haberla escrito tú, o yo, si supiéramos plasmar con palabras y rimas cada escalofrío y cada pensamiento.

Sin pelos en la lengua compone versos con situaciones reales y cotidianas, encuentra la poesía hasta en un momento habitual en su trabajo como camarera en que varios clientes le piden el típico café coñazo de “en vaso grande, no, mediano, de cristal, con leche templada, el café muy caliente, con dos de sacarina”, y algo que empieza así, acaba siendo una reflexión de un momento en el que no confiaba en nadie.
De algo así, sale belleza. Solo lo podrás comprobar si la descubres.
Y así con todo el libro.

Con el feminismo por bandera, yo, personalmente, tengo que decir, que Lúa Mosquetera ha sido mi descubrimiento del año.
Por si fuera poco la tía recita que te mueres, tiene en su IG algunos vídeos haciéndolo y por ahora se mueve por Galicia en algunas actuaciones que lamentablemente este año se están viendo frustradas.

“Aunque seas rara y seas pájaro” es un libro autoeditado y cuidado estéticamente al milímetro con un cariño brutal.
Dicen que no se debe juzgar un libro por una portada, a mí esta ya me ganó, sencilla, clara y sobria. Nos regala un marcapáginas con una de sus frases, que como comprenderéis, a nuestra filosofía weloversize nos flipa:

marcapáginas
Es un libro, como ella dice, para tener en el baño, por ejemplo, e ir disfrutándolo poco a poco, poema a poema. No para devorar y empacharte.
Para beber a sorbitos,de esos que siempre dejan ganas de más, buen sabor de boca, y no dan resaca.

Ojalá te dejen crecer mucho y volar muy alto querida Lúa, ojalá sigas siendo tan rara y tan pájaro como lo es tu libro.

Puedes comprar el libro «Aunque seas rara y seas pájaro» AQUÍ

Marta Freire @martafreirescribe