¡Hola Loversizers!,

Hoy vengo a contaros mi experiencia con un ondulador de pelo que lo está petando fuertecito en Amazon. La verdad es que lo ponen por las nubes, y no sin motivo. ¡Os cuento!

En cuanto al ondulador en sí y a sus características técnicas, decir que me parece de bastante buena calidad. Es grandecito, de metal color rosa y el mango de goma negra. Tiene como una especie de soporte de metal para apoyarlo y que no esté en contacto con la superficie sobre la que lo poses.

Alcanza bastante temperatura (hasta 230º), y cuando lo enciendes y seleccionas la temperatura deseada, ves como empieza a coger grados y en la pantallita se ve como aumentan progresivamente hasta llegar al nivel de calor que hayas escogido.

La verdad es que es la primera vez que utilizo un ondulador de pelo y tampoco sé cómo pueden ser otros existentes en el mercado, pero al ser grandecito me costó un poco cogerle el truco hasta saber manejarme con él y me llevé alguna quemadurilla en el cuello y en algún que otro dedo, ¡pero eso ya puede ser que una sea un poco torpe!

Pero eh, que está to’pensao… al menos para el problemilla de las quemaduras en dedos, ya que incluye un guante aislante para evitar que os pase lo que a mí, solo que a la menda le resulta más engorro manejarse con el guante y prefiere no utilizarlo, ¡por lo que no me queda más remedio que atenerme a las consecuencias!

En cuanto a resultados, cumple su función perfectamente. Tened en cuenta que se trata de un ondulador y no un rizador, el efecto es completamente diferente. No vas a conseguir tirabuzones ni rizos, sino ondas.

Una vez aclarado esto, comentaros que yo tengo el pelo súper fino y lacio (o “pelo ratilla”, como le llamo yo) y la verdad es que necesito que se me marque muy bien la onda para que me aguante más de media hora en el pelo.

De hecho, para conseguir cuanta más duración del moldeado lo que hago es, antes de introducir el mechón de pelo en el ondulador, ponerle un flus-flus de algún spray para ondas surferas o que tenga un poquito de fijación (no demasiado fuerte, ya que si no me queda el pelo super acartonado y tieso).

Igualmente el ondulador, aún sin aplicar ningún tipo de producto, marca un montón las ondas en la melena por lo que, si por tu tipo de pelo puedes prescindir ponerte producto alguno porque te dura el efecto, mejor que mejor.

Como decía, quedan unas ondas super marcadas, por lo que para no parecer un repollo lo que suelo hacer es, una vez ondulado todo el pelo capa por capa y mechón a mechón, me lo deshago y despeino un poco con la ayuda de los dedos, consiguiendo así un look más natural.

Finalmente, con la cabeza boca abajo aplico un pelín más de spray fijador y me doy un poco con el difusor, estrujándome las ondas con las manos para marcarlas. ¡Y voilà, estos son los resultados!

Sin duda alguna, habiéndolo probado y teniendo en cuenta los resultados, ¡¡lo recomiendo a tope!! Sobre todo para ocasiones en las que tengas algún evento y quieras salir de lo de siempre, ya que consigues un lookazo súper fresco y desenfadado en cero-coma y sin matarte demasiado haciéndote virguerías… ¡¡os lo dice una que es negada no, lo siguiente, para hacerse peinados y cosas en el pelo!!

Conclusión: ¡muy muy TOP!, ¡lo probáis y me contáis! 😉

PUEDES COMPRARLO AQUÍ

Mi IG: Santalla_Elena

 

Post NO patrocinado

Enlace de afiliado