Carta a quien pudo ser y no fue