El dinero sí da la felicidad, o por lo menos la quita.