La historia se repite: ‘mareador y fantasma’. ¿Por qué existen tíos así?