Y la sororidad, ¿para cuándo?