Actualidad_143499210_10808317_1706x960 (1)
  • Lifestyle

    25 señales de que no estás hecha para tener hijos

    Share on Facebook909Tweet about this on TwitterEmail this to someone

    Hoy en día aunque parezca mentira sigue pareciendo extraño que una mujer no quiera ser madre. Yo soy una de esas. Nunca he tenido instinto maternal, no he sentido la llamada de procrear  (de practicarlo sí, mucho) y me he pasado la vida escuchando : “¿Por qué no quieres tener hijos?”, y  respondiendo: “Porque no me gustan los niños”. La cara del que hace la pregunta normalmente es un poema, y sigue diciendo, “Pero ¿Cómo no te van a gustar?, si son tan monos, y te dan tantas alegrías”.  ¡Pues todos para ti, querida!.

     Que  yo diga que no me gustan,  no significa que quiera hacerles algo malo a las criaturas, por favor. Solo es que no me gustan, no hay que darle más vueltas, no me hacen gracia, ni siquiera los programas de niños cantores o que bailan, que todo el mundo empieza “Ay que monos” y yo pienso: “Pero si lo  hacen fatal, que alguien se lo diga y acabe con esta ridiculez”.

    Total que si eres de las mías, y prefieres adoptar a mil perros y ochenta  gatos que aguantar media hora a un niño, pues quizás no estás hecha para tener hijos, y NO PASA NADA. Gracias a Dios hay otros que si lo están y así podemos existir maravillas como yo misma.

    Así es que aquí te dejo los 25 puntos que te dejarán claro que no tienes instinto maternal.

    1. Te da miedo coger a los bebés. Porque cuando los de tu entorno saben que no quieres ser mamá, en cuanto nace uno te lo encoloman porque creen que cuando lo cojas de repente dirás “Si, he sentido la llamada, voy a procrear”. Y tú lo coges y notas una cosa blanda y que se puede descoyuntar en cualquier instante, y estás contando los segundos como si fuera una bomba lo que tuvieras en las manos para pasárselo a otro y dejar de pasar el mal rato.

    2. Ves a los bebés feos. Cuando llegas al hospital, y todo el mundo empieza a decir lo mono que es el niño recién nacido, y tú los ves a todos iguales, vamos, feos y arrugados, y con unas uñas que dan tericia, pero sonríes y asientes. Qué vas a hacer.

    giphy (52)

    3. Cuando ves cómo le hablan a los niños sientes vergüenza ajena. Porque yo no sé quién narices se ha inventado que guau guau es un perro, o miau miau, un gato. Coño, llama al animal por su nombre y el niño ya aprenderá a decirlo.

    4. Cuando un niño te mira en el autobús o en el metro. Giras la cara porque te da pereza empezar a interactuar con él y tener que sonreírle y decirle algo, cuando a ti no te hace ni puñetera gracia.

    5. No has escogido ninguna de tus parejas pensando en si sería buen padre, sino siempre en si será buen empotrador.

    6. El olor a vómito y caca te parece repugnante. Yo no sé qué pasa, que la gente cree que el de los niños es mejor, pero su caca y su vómito huele que apesta.

    giphy (53)

    7. Te llena más tu trabajo que ser madre. Eso parece difícil de entender, pero yo me siento realizada con mi negocio, y me gusta invertir tiempo y dedicación en él. Vamos que ya tengo un hijo, no necesito otro. Lo bueno del mío es que tras ocho horas lo cierro y hasta el día siguiente no incordia.

    8. Tienes ganas de bloquear a tus amigas madres porque solo hablan de sus hijos, y solo ponen fotos de sus retoños y te parecen un auténtico coñazo. A mí esto no me pasa, porque mis amigas tienen hijos pero conmigo siguen hablando de ropa y pollas.

    9. Sabes lo caro que es mantener un niño y prefieres gastarte ese dinero en viajes, bolsos, o en cosas que te hagan feliz a ti. Esto es un pensamiento egoísta y superficial, pero si no existiéramos los egoístas de qué vivirían las agencias de viajes y las tiendas de bolsos ¿Eh?.

    giphy (6)

    10. Cuando llegas a casa de noche, eres capaz de cenar una bolsa de kikos por no hacerte la cena o eres la clienta vip de la comida a domicilio, y eso no se lo puedes dar a un niño de cenar, desengáñate.

    11. Nunca quisiste hacer de canguro.

    12. Nunca jugaste a mamás y a papás con tus amigas de pequeña.

    13. No sabes si tienes canales infantiles en tu televisor.

    14. No tienes ni idea de cuando empiezan a hablar, a caminar, o a comer sólido los niños ni te importa lo más mínimo.

    15. Hasta que no llegan a la adolescencia y se vuelven repelentes e insoportables no te hacen gracia.

    16. Cuando ves a un niño llorar siempre piensas “Gracias a Dios que no es mío”.

    17. Siempre vas de vacaciones a sitios extraños para no aguantar al típico niño gritando en la piscina “Mamá mira, mamá mira”.

    18. Las canciones infantiles te dan dolor de cabeza.

    19. En Instagran sigues a las cuentas de adorables gatitos y perritos, pero jamás le das un like a la foto de un bebé.

    20. Las conversaciones sobre hijos te dan sueño.

    21. Cuando las madres te miran y te dicen “Ya te llegará, y sabrás lo que es” . Y tú te ríes por dentro, y piensas: “No, no me llegará jamás”.

    22. Dormir es una de tus prioridades. Yo si no duermo mínimo 9 horas no soy persona, y no querría yo ser una madre zombie.

    23. Si se te mueren las plantas, los peces y un hámster que te compró tu madre de pequeña… mejor no te arriesgues a tener un niño, que si se te muere es cárcel.

    24. Porque sigues en la adolescencia, y aunque tengas 40 años te sigue gustando igual hacer putadas, y salir de fiesta.

    25. Porque madurar te da la misma pereza que ser madre, y prefieres seguir siendo tú la hija mimada por siempre jamás.

    Nos anticipamos a todos los que nos van a decir que odiamos a los niños, comentando que en WeLoversize nos gusta tratar los temas desde perspectivas diferentes. Si amas a los peques, mejor lee esto.

    Sobre el Autor

    Imagen de perfil de Emma Abril

    Soy gorda, feliz, egocéntrica y tocapelotas. Me gusta escribir, molestar, los haters y las coronas. Y me he declarado la reina de Cataluña. Instagram: lareinaemmaprimera

    

    Login