grease
  • Lifestyle

    Hola. Vengo a joderte la mayoría de tus pelis favoritas

    Share on Facebook113Tweet about this on TwitterEmail this to someone

    Hola. Vengo a joderte la mayoría de tus pelis favoritas.

    Jijijiji!

    De entrada: soy de las que piensa que no es oro todo lo que reluce ni mierda todo lo que huele: poca gente mala lo es porque quiere, sin haber sufrido previamente o haber tenido modelos de conducta dañinos (familiares, profes, amigos…). Es decir, que sin justificar nada, sí creo que hay explicación a toda clase de comportamientos (con algunas excepciones, claro).

    Dicho esto: lo que me ocupa hoy es la relación esta que pintan fantásticamente bien en las películas de Hollywood, Grease mismamente, y que fomentan que se vea como ideal la pareja bad boy & good girl cuando suelen ser relaciones turbias.

    En la realidad, los chicos malos (con chicos me refiero a varones de entre 15 y 99) tienen las inseguridades que se ven en las pelis. Pueden ser más o menos líderes en su círculo, pero se sienten inferiores a la mínima, tienen miedo a fallar, a parecer débiles.

    Por supuesto, hay excepcionales líderes de grupo con aspecto de chico malo y sin todas estas taras, pero Hollywood suele hablar de los chungos. Si no, la peli se acababa pronto.

    Lo que ocurre es que mientras los amigos les siguen riendo gracias y reforzando su mierda de actitudes, ellos ni se paran a pensar en por qué no se exponen a situaciones en las que puedan sentirse vulnerables, entre otras cosas.

    Y hasta aquí, a mi me daría bastante igual la vida de estos tíos.

    El problema deja de ser exclusivo de ellos cuando se echan una novia. Una novia guapísima, para fardar, que además de guapa, es inteligente, resolutiva, con habilidades sociales maravillosas, etc.

    Aquí la good girl.

    Pero esto ¿qué supone para él? Un posible eclipse de protagonismo y un miedo horrible a que ‘se la quiten’. En el caso de Grease, un miedo horrible a que sus amigos vean que es sensible, cariñoso y capaz de enamorarse. 

    Y  a él, que es muy chulo, muy duro y muy-de-todo;

    • ¿le dará por hablar de sus miedos y sus sentimientos?,
    • ¿será capaz de sentirse feliz de querer y ser querido por alguien tan válido?,
    • ¿se reconocerá a sí mismo lo que pasa y buscará soluciones?

    Siento joderos la historia: NO. NO a todo. Bueno, en las pelis, sí, al final.

    En la realidad, el chico duro (inseguro y miedoso) pondrá a la chica por debajo de él, que es lo único que puede hacer para mantener su autoconcepto intacto. ¿Sus métodos? control, celos, chantaje, dependencia, etc.

    A ver si os suena algo de esto:

    • ‘Si me dejas, me mato’,
    • ‘No saldrás con esas amigas tuyas tan sueltas, no?’,
    • ‘¿Por qué te arreglas tanto para ir a trabajar/estudiar?’
    • ‘Que te olvides de mi, que no vales para nada, que eres una inútil, no sé qué hago contigo tía, en serio’.

    Esto viene a ser MALTRATO PSICOLÓGICO. Y Hollywood dice que es muy romántico.

    Pero yo, que casi soy de importante como Hollywood (casi), te digo que ni de flowers.

    La primera relación que tienen que buscar este tipo de hombres es la terapéutica con un profesional. Y luego, vamos viendo.

    Conclusión: Las historias bad boy & good girl no es que no sean bonitas, es que, en la realidad, no son sanas.

    Y os lo dice una fan de Grease, que tras analizarla, habría dejado que terminara así:

    Sorry not sorry, amigas.

    Imagen destacada

    Sobre el Autor

    Imagen de perfil de Eva Rita

    Del 92: Feminista, bailarina, casi psicóloga, premamá, Harry Potter fan y adoradora de GOT. No me gusta la pizza con piña, pero defenderé hasta la muerte tu derecho a comerla. Y así con todos los derechos.

    

    Login