Business -  Gruppe von Geschäftsleuten in Büro
  • Lifestyle

    Nos hemos vuelto unos maleducados

    Share on Facebook1,477Tweet about this on TwitterEmail this to someone

    Recuerdo como si fuera ayer cuando los niños de mi generación obedecíamos a los padres, respetábamos a los profesores, cedíamos el asiento en el metro o el autobús a la gente mayor…, en general, aquella época en la que el respeto hacia los demás estaba por encima de muchas cosas. Con el tiempo, las nuevas generaciones de niños y jóvenes son cada vez más maleducados, no se levantan en el transporte público para ceder el asiento, no respetan la mayoría de las cosas que nosotros hemos respetado antes que ellos… Yo soy la primera que voy corriendo en el metro por las mañanas, cagándome en todo aquel que no tiene prisa, que tarda en sacar el abono, que se para en el lado izquierdo de las escaleras mecánicas (malditos, merecéis un empujón), pero sigo siendo respetuosa con los demás, principalmente porque hay pocas cosas que me molesten más que la gente maleducada, y por desgracia en el día a día en general (y en el trasporte público en particular) de una ciudad grande, cada día abundan más.

    El que escucha música sin cascos:

    Yo no sé si es que este espécimen ha interiorizado mucho lo de que los auriculares son malísimos y te van a dejar sordo para siempre, o es que cree que está prestando un servicio social a la gente que le rodea. Que si lo que escuchan fuera al menos Dire Straits bueno y vale, pero no, por lo general es reaggeton a todo volumen y eso, salvo en clase de zumba, es algo que mis oídos nunca quiere escuchar… En cualquier caso, merecen una hostia bien dada que les tire el móvil al suelo y nos libre a los demás de este sufrimiento. Si encima son de los que cantan, es para matarlos… También están los que si que llevan cascos pero a un volumen tan alto que es como si no los llevaran. Tímpanos destrozados para ellos y para todos los que estamos a su alrededor…

    gif_156841_tu_escuchando_musica_mientras_estudias

    El que ve series en el móvil o la tablet sin cascos:

    Esta versión es aún peor que la anterior por dos razones: 1. porque la música, por mala que sea, al menos te entretiene. 2. porque si es un capítulo nuevo de una serie que estás viendo no podrás evitar escuchar y mirar. Una vez a uno le informé amablemente de que al resto del vagón no nos interesaba lo que estaba viendo. Algunos hasta me aplaudieron.

    giphy (5)

    El que escupe por la calle:

    Salvo que seas chino y estés en China es intolerable que la gente escupa por la calle. De hecho, hasta que lo hagan en China me parece asqueroso, por mucho que sean sus costumbres. Y si encima lo haces sin ni siquiera mirar a tu alrededor para que tu escupitajo no caiga sobre otra persona lo que te mereces es un escupitajo en la cara. Y una hostia bien dada, por tus padres, de pequeño, para enseñarte a ser educado.

    Tarantino-escupe-el-champan

    El que habla por el móvil a gritos en el transporte público:

    Si quisiera enterarme de las conversaciones ajenas pondría la oreja, pero como para mí son algo completamente irrelevante, cuando voy en el metro o en el tren me meto en mi libro o en mi música (con cascos) y no necesito escuchar la vida de los demás. No sólo me parece una falta de respeto hablar a gritos en su sitio que está lleno de gente, si no que no puedo entender que a estas personas no les importe compartir su vida y su privacidad con los demás, ¿necesitan su opinión?, ¿su aprobación?.

    nino-hablando-por-telefono

    El que se rasca los huevos en público:

    Así, sin vergüenza alguna, delante de todo el mundo, raca raca raca, como si estuviera en el sofá de su casa viendo la tele y bebiendo cerveza. Raca raca raca, me coloco los huevos en su sitio y listo. Y si encima se huelen la mano después de rascarse peor aún. Asco absoluto. Una patada en los huevos y solucionado.

    homero-se-rasca

    El que te toca en los bares:

    Ya sabéis de quién os hablo, de esta gente que para ir al fondo del bar o para coger su copa de la barra te aparta cogiéndote de la cintura y se arrima, como si fuera una persona de confianza, como si tuviera derecho a tocarte donde y cuando le dé la gana… Este tipo de gente me da mucho asco, me repele, me cabrea, y además me provoca unas ganas de partirles la cara y pegarles un rodillazo en los huevos. Así, sin preguntar si les molesta que les toquen…

    19703_34817_no-me-toques_500_208

    El que huele a sudor desde primera hora de la mañana:

    No hablo de los que tienen un problema de salud que hace que por mucho que se laven siempre huelan a sudor. Hablo de los que huelen a podrido, de esos que se nota a la legua que llevan dos días sin ver la ducha, de los que irían a trabajar en pijama si pudieran… Me provocan asco y repelús. Que yo el olor a sudor en el gimnasio lo tolero, incluso en el metro a última hora de la tarde al volver de trabajar, pero a primera hora de la mañana, cuando tú te acabas de duchar y acicalar y poner ropa limpia, no, me parece de guarros. No vivimos en la Edad Media, cosas como el gel, el champú, los desodorantes, etc. están al alcance de cualquiera y el que no se ducha es porque no quiere.

    b967290609_gif-animados-peliculas-clasicas-el-gran-lebowski-04

    El que no respeta el espacio vital de los demás:

    No tengo nada más que decir, odio a todos aquellos que estando el metro vacío se tienen que poner siempre pegados a los demás. ¡Un poco de respeto! No quiero tu pelo en mi libro, ni tu respiración en mi nunca, ni tu cara tan pegada a la mía que te puedo ver hasta las marcas de las espinillas que te salieron de adolescente… Y mucho menos necesito tu conversación. ¡Si necesitas contacto vete a restregarte por las esquinas!

    2e1d2ef

    La vieja que vive en el piso de arriba:

    Mi vecina de arriba es como la vieja de la película ‘Duplex‘: a la hora de pedirte por favor que le subas la compra 4 pisos sin ascensor porque está muy mayor, y de contarte que ella nació en este edificio y que lleva viviendo aquí toda la vida es un encanto. Ahora, que para pasarse el día moviendo muebles a la muy perra no le falta fuerza. Si me acuesto a las 11.00-12.00 de la noche, ahí está la tía venga a mover muebles, si me levanto a las 7.30 de la mañana también, mueble p’arriba, mueble p’abajo. Y si un fin de semana me da por echarme la siesta, también está ella allí, lista para mover todos los muebles que haga falta. Y no es que sea un ligero movimiento del tipo ‘aparto la silla para levantarme y luego la vuelvo a colocar’, nooooo, sus muebles de 300 años de madera maciza pesan y cuando se arrastran hacen un ruido que me tiembla hasta la lámpara, no importa dónde esté: en mi habitación, en el salón, en el baño… Es que no me deja ni cagar tranquila…

    Sobre el Autor

    Imagen de perfil de Carla Potter

    Historiadora del arte e interiorista. Viajar me gusta más que nada en esta vida. Escribo para desahogarme. Me gustan las cosas bonitas, reírme a carcajadas, remolonear en la cama los fines de semana y ver 'Friends' en bucle como si no hubiera un mañana. Instagram: @summer_in_savannah

    • MissMedidas

      Pues aquí va mi lista:

      1. La gente que llega tarde a todas partes. Seguro que tenéis a alguien que sea el evento que sea, llega tarde, por importante que sea. Lo mismo llega tarde a su funeral

      2. Gente que tiene excusas para todo, y se creen que sirven para disculparse, en vez de aceptar los errores

      3. La gente que no se ducha y, en general, que huele mal

      4. Los empujones en las aglomeraciones

      5. La falta de educación y de respeto hacia el prójimo

      6. Los que odian y maltratan a los animales. A mi tampoco me hacen gracia las serpientes ni iguanas, pero no por eso las voy a matar

      7. Los que van de sobraos (ya me entendéis)

      8. Los que no saludan

      9. Los que se creen mejor que nadie por tener más dinero

      10. Los que piden favores al todo el
      mundo y de todas clases: ayúdame, déjame pasta, llévame, tráeme… ya sea
      en el trabajo, con los amigos, en la familia… y así sobreviven

      11. Los que identifican sus creencias
      políticas con su personalidad o manera de ser y encima te llevan la
      camiseta del Che Guevara (por poner un ejemplo)

      12. Los que van de víctimas por el mundo y no hacen más que quejarse en vez de poner soluciones. Es que no tengo trabajo y todo me va fatal, ya, pero… ¿has buscado trabajo?

      13. Los que siguen modas simplemente para sentirse integrados. Me compro un Iphone porque todo el mundo lo lleva, y claro, no voy a ser el último pardillo en tenerlo

      14. Los que necesitan sentirse dentro de un grupo social para tener personalidad (pijos, heavies, raperos, góticos…)

      15. Los gilipollas integrales. Y de estos conozco a más de uno. Vosotros también.

      16. La gente que va con gafas de sol en el metro. Sólo aceptable en esos tramos de recorrido no underground.

      17. Las marujas viejunas malpintadas, malvestidas, malpeinadas y que encima van de señoronas súper dignas mirando con amago de pulcritud a todo lo que se le acerca (también abundan en el metro).

      18. Esos tíos que se creen que están buenos sólo por llevar una camiseta ajustada, luciendo un bíceps grasiento, un pecho grasiento y una generosa lorza.

      19. Las chonis de barrio que se chillan entre ellas aún estando rodeadas de gente (qué infernal lugar puede llegar a ser el metro a veces…)

      20. Las llamadas perdidas cómo petición para que llames tú. Sobre todo a partir de la tercera…

      21. Las abreviaturas del archidivulgado idioma SMS. Al menos algunos textos me recuerdan a Kevin Spacey en K-Pax y me río un rato yo sola… Sobre todo cuando se ven en un medio que no es un móvil. Entiendo que en el teclado del móvil sea difícil, pero no en el del ordenador.

      22. La gente que lleva tan sumamente caídos los pantalones que le caben hasta billetes sin doblar y a lo largo en la hucha:

      a) Familiarízate con el concepto cinturón.

      b) Cuando la cinturilla del pantalón
      se desliza desde la cintura hasta la mitad del glúteo arrastrando
      consigo la ropa interior y no lo sientes, es un síntoma bastante jodido
      de un problema en el sistema nervioso. Háztelo mirar.

      c) Si lo sientes y te da igual eres un guarro.

      23. Las que nunca saben qué ponerse
      teniendo el armario lleno e invariablemente pasan por eso varias horas
      en cada ocasión para luego ir siempre igual. A mí que me lo expliquen…

      24. Que te metan un bloque de publicidad más largo que un día sin pan a 5 minutos de que acabe el programa.

      25. Los e-mails que empiezan por FW:, RE: FWWWWW:, REEEE. Que sepáis que los borro todos sin ni siquiera abrirlos, por mucho que me pongáis que es buenísimo con 27 íes.

      26. Los precios acabados en ’99. Hace años que dejó de funcionar ese truco para bobos.

      27. Los anuncios de detergente y demás sucedáneos de publicidad para chimpancés.

      28. La mayoría de las películas recientes que parecen la hostia en el tráiler y luego son una puta basura. Dentro de poco tendrán que incluir una nueva categoría: ÓSCAR AL MEJOR TRAILER. Cómo hacer que un bodrio de campeonato parezca la película del año.

      29. Que me agregue gente al FACEBOOK que no conozco.

      30. Las monedas de 1, 2 y 5 céntimos de euro. Además, qué tendrán que dejan un pestuzo en las manos repugnante.

      31. Que me quieran subir el alquiler del piso todos los años. Menuda forma de querer mantener al inquilino. Al final voy a ser la única gilipollas del barrio que paga más de 700€ por un piso de 55m² y 2 habitaciones, y todo por la subida anual. Me sale
      más a cuenta cambiar de piso cada año.

      32. Las toallas que no secan.

      33. Las esponjas que absorben el jabón en lugar de ayudar a aplicarlo haciendo espuma.

      34. Que quieras incrementar mi interés por una película contándome “un poco” de qué va y al final me la destroces.

      35. Los taxistas leeeeeentos, los que se hacen los sordos y/o los tontos y se “equivocan” de recorrido, los que llevan la SER o la retransmisión de algún partido que poco me importa a toda castaña en la radio y no se preocupan en bajarlo por si te molesta.

      36. Los vigilantes de metro que se quedan mirando luciendo su placa de guarda jurado frustrado cómo una pobre señora no se apaña para entrar con el carrito del bebé por esas jodidas puertas que para más cojones ponen “apertura fácil” en las que más cuesta abrir.

      37. Que se me venga encima la cortina de la ducha y se me pegue en el cuerpo.

      38. Los piercings de bola de plástico blanca/negra en el lateral del labio. ¿No te das cuenta de que parece otro rebosante grano de pus en tu apubertada y desgraciada cara?

      39. Que sigan llamando “humor inteligente” a todo paleto que se pone a hablar durante más de 6 minutosintentando parodiar la vida cotidiana rayando hasta lo excesivo la exageración como único recurso para sacar alguna sonrisa de vez en
      cuando.

      40. No poder cambiar el PIN2 porque siga sin venir en la información de las tarjetas SIM y que siga existiendo cuando nunca ha servido para nada.

      41. Los idiotas que se creen eso de: “3. Seleccionar todos tus amigos (importante: tienen que ser todos para que funcione)”. ¿Qué complejísimo programa crees que hay detrás de esas aplicaciones capaz de detectar si has invitado a toda tu gente o no para funcionar? Seguro que tú eras de los que te ibas detrás de los señores
      con gabardina y gafas de sol que te ofrecían caramelos en la puerta del colegio, eh tontorrón… (y de los que re-envían los e-mails a 15 personas en menos de 50 minutos para no morirse en los próximos 30 días)

      42. El desfase de audio sobre la imagen en los capítulos y películas que me descargo de internet.

      • maitia

        Muchacha, no has dejado a uno libre!!

    • elsye

      Ayer iba yo por el super y derrepente oigo en el pasillo de al lado un grupito de niñatas que decian uy si si si jejejej ahora lo que se llevan son las gordas con el pelo de grasa si si ejejeje las gordas con el pelo de grasa tiaaa salen del pasillito y digo a ver quienes son estas tontitas no alcance a ver quienes eran pero lo que si vi fue a la ultima chavala asi tipo curvi jamona con sus gafitas ahi ya lo flipe no me lo puedo creerrr en finnn

    • Pamdolls

      Es impresionante!! CUANTA RAZÓN EN TODO!! Lo de la vieja no.. pero los vecinos que suben y bajan persianas a cualquier hora.. (sobre todo durante horas de sueño) si.. vamos lo has clavaó! Chapó!

    • Vanessa

      A mi lo que siempre me ha llamado la atención en el metro ( y no es que me molesten ) son las parejitas que se ponen tontorronas con el “tracatrá” del metro. Da igual la edad que tengan, los he visto jóvenes y mayores, pero como no encuentren asiento libre y les toque ir de pie agarrados a la barra, se pasan el camino abrazaditos y comiéndose la boca. Siempre me he preguntado: ¿será el vaivén del metro afrodisíaco?

      • eva

        Hostia a mi eso me da mucho asco. Besos con lengua en público? iros a la mierda.
        Con 15, con 20, con 100, yo te doy mi piercing tu te comes el mio, que guay me lo paso. (Esto hay que leerlo poniéndole música)

    • http://dandelion1st.com Esther McQueen

      Yo creo también que los demás nos hemos o vuelto miedosos o muy permisivos. Porque a la gente maleducada casi nunca se le dice nada… A veces si les dices algo se ponen violentos, pero si la gente empezara a montar pollos serios verías cómo se acabaría toda esta tontería. Porque como haya que depender de los vigilantes de seguridad… Por lo menos en Madrid veo a chulos poniendo su música y los pies en los asientos del tren y pasa el vigilante de seguridad (el que se supone que tiene autoridad para poner orden) CALLADITO.
      Así que creo también que tenemos parte de culpa por permitir esto. He estado en Londres y en París y lo que se ve aquí ahí no lo vi.

    • ducklings

      Creo que lo que mas odio en esta vida es la gente que va sin auriculares como si al resto nos importase su pésimo gusto musical, lo has clavado!

      Pero eh eh, no te olvides de las embajadoras de la mala educación: las señoras. A mi me revienta muchísimo eso de “los jóvenes no tenéis educación” cuando las señoras se te cuelan en las colas del supermercado y se hacen las locas si les dices algo, van haciendo eses por la acera y no te dejan adelantarlas, cuando llueve procuran darle a todo el mundo con el paraguas e ir por las zonas cubiertas para joder al que se lo ha dejado en casa, se paran en medio de la acera porque si y si chocas con ellas es tu culpa, te empujan para ver mejor los escaparates o para llegar mejor a las cosas, cruzan en rojo y si un coche las roza es culpa del conductor, hablan a voces por teléfono y se creen que los buses son suyos y van a codazo limpio por el y no me hagas hablar de señoras + carros de compra porque ni en el gta se atropella a tanta gente como en un supermercado lleno de señoras en hora punta. Pero en el fondo las admiro, tengo unas ganas de convertirme en señora e ir por la calle como si todo fuese mio, sin respeto ni nada JAJAJA

      • http://weloversize.com/mi-cuenta/carla-potter/ Carla Potter

        Uf, las señoras maleducadas merecerían un post entero aparte!
        Lo del supermercado lleno de señoras en hora punta me ha encantado!!

    

    Login