viajar low cost
  • Lifestyle

    Viajar en low cost y no morir en el intento

    Share on Facebook44Tweet about this on TwitterEmail this to someone

    Acabas de comprar un billete de avión con destino a París. Cincuenta euros, ida y vuelta, una auténtica ganga oiga. Peeeeeeero, hay que tener en cuenta una serie de cosas para que no nos la cuelen por otro lado. Y es que las compañías low cost se sacan de la manga miles de recargos que pueden hacer que el viaje te salga por el doble o el triple de lo que habías pagado en un principio.

    Los recargos empiezan con la tarjeta de embarque. Haz siempre la facturación en línea e imprime tu tarjeta de embarque antes de viajar, si no quieres tener que pagar 45 eurazos en el aeropuerto. No apures hasta el último momento, a veces las páginas web de estas compañías se quedan colgadas y entonces vienen los “ay madre mía”.  Da igual que el fallo sea de su página, la chica de la ventanilla te va a cobrar el recargo. Olvidar la tarjeta de embarque también tiene “multa”, 15 euros por imprimirla en ventanilla. Ya tiene que ser cara la tinta…

    Normalmente los pasajeros de compañías low cost, suelen optar por viajar con equipaje de mano y no facturar ninguna maleta. Aquí viene el lío. Tienes que meter todo lo que te quieras llevar en una maleta de mano (55 x 40 x 20), y que no pese más de 10 kilos. ¿Y ahora qué? Tendrás que ser muy selectiva con todo lo que metes en tu maletita. ¿El abrigo gris o el negro? ¿Las botas o las deportivas? Y un sinfín de preguntas existenciales más.  Un amigo mío dice que hacer la maleta está sobrevalorado, qué sabrá él.

    Uno de los inconvenientes de tener que viajar con una maleta de mano es que tendrás que tener en cuenta las restricciones de líquidos. Adiós a la mascarilla, la crema hidratante, la espuma… En muchas perfumerías venden todos estos productos en envases de 100 mililitros, lo malo es que encontrar exactamente todo lo que usas en formato reducido no es tan fácil. Otra opción es comprar botellitas transparentes, que encontrarás en cualquier supermercado, y rellenarlas. El neceser también tiene que ser transparente y quedar perfectamente cerrado. En mi último viaje, mi querido novio rompió mi neceser cinco minutos antes de salir de casa. Al final me tocó meter todas mis cosas en una bolsa del congelado. Muy cutre, pero si no tienes un neceser transparente a mano, es una buena opción.

    luggage-1149289_960_720

    Lo peor para mí de viajar con compañías low cost es la temida  cola de embarque. Si has volado alguna vez con compañías como Ryanair, sabes a lo que me refiero. Te hacen ponerte en cola como media hora antes de que llegue el avión y una señorita a la que odiarás con toda tu alma te reta a meter tu maleta en una caja de hierro. Ahí empiezas ya a ponerte nerviosita. Porque sí, tu maleta tiene la medida reglamentaria, pero es que la llevas a reventar. Y  no basta con que entre en el carro, es que además tiene que hacerlo “de forma holgada”. La pesadilla no acaba aquí, puede que te la pesen. Confieso que la primera vez que vi que habían puesto una báscula, casi me da un infarto. Tuve que sacar el tupper de paella de mi madre y llevarlo en la mano como si fuera mi comida para el avión. A ojo, ahí podía haber dos kilos.

    Los pasajeros low cost nivel experto tenemos varios trucos para poder pasar la cola de embarque sin problema.

    1. Ponte toda la ropa que puedas,  sobre todo la que más abulte y más pese. Entre lo nerviosa que estás y toda la ropa que llevas vas a sudar como un pollo, pero no pasa nada.  Todo sea por no pagar.  Una vez en el finger, ya puedes volver a meter tus cosas en la maleta.
    1. No tengas prisa. Las primeras posiciones en la cola nunca fueron buenas. Hay que elegir una posición estratégica. Mi consejo es buscar la persona con la maleta más grande que encuentres. Esa que digas, “le hacen facturar la maleta seguro”. Ponte detrás de ella como si te fuera la vida en ello. Si hace falta, cédele amablemente tu sitio. Probablemente si la hacen comprobar su equipaje, tú te librarás. A mí siempre me ha funcionado este truco.
    1. Tampoco seas de los últimos. Entrar cuando están a punto de cerrar tiene sus riesgos. Puede que la señorita de la cola te vea como su última oportunidad para cobrar el exceso de equipaje y te someta a todo tipo de comprobaciones. En algunas ocasiones, no les queda espacio en cabina para meter las maletas y te bajan tu equipaje a la bodega (gratis, eso sí). Me pasó en una ocasión, no me dieron ningún tipo de resguardo, así que hasta que no llegué a mi destino y vi mi maleta salir, no me quedé tranquila.

    Como todo en esta vida,  todo es cuestión de práctica. Al final le cojeras el gustillo a ese subidón de adrenalina que te pega cada vez que la chica de megafonía te invite a ponerte en la cola de embarque.

    Autor: Alba Blanco

    Sobre el Autor

    Imagen de perfil de Loversizers

    Este post está escrito por un colaborador puntual de WeLoversize. Si tienes algo interesante que contarle al mundo, puedes enviarnos tu textos y propuestas a [email protected]

    • Ana

      No sé desde cuando no viajas con estas empresas, pero ya no es así. Ahora no te miden la maleta ni la pesan, y además puedes llevar otro bulto de menor dimensión. Yo suelo llevar la maleta con las medidas reglamentarias MUY llena (he llegado a meter 13kg jajaja) y la mochila tipo colegio también a reventar

    • Martu

      En mi caso, si que opino que hacer la maleta está sobrevalorado. Llevo una racha de 4/5 viajes escapada a ver a amistades que viven lejos, todos realizados en Low Cost.

      Normalmente no suelen medir la cantidad de kilos que lleves en maleta. Y el tema de bajarlo a bodega casi siempre ponen resguardo (lo marcan con etiquetas). Eso sí, ni discutiendolo con la azafata te libras como el avión vaya super lleno.

      No comentáis y creo que es importante por ejemplo que muchos de los aeropuertos donde llegan vuelos low cost suelen encontrarse bastante lejos de las ciudades (otras compañías más caras vuelan principalmente a aeropuertos importantes o mejor comunicados, comprobado), obligándote a tomar autobuses o trenes. Si se mira con antelación, casi siempre se pueden encontrar ofertas online (venta de billetes anticipada por ejemplo) para no dejarse una pasta en llegar.

      Además de ser aeropuertos más lejanos, también son más canijos, aunque eso da una gran ventaja: Las colas para pasar el control no son eternas. Eso sí el DutyFree y cafeterías/resturantes dejan bastante que desear, así que llevar bocatas de fuera.

      El tema líquidos… Yo siempre procuro llevar cosas que me puedan servir para usos múltiples. Por ejemplo, la crema de cuerpo puede servir para domar el encrespamiento aplicando una gotita bien extendida por las puntas del pelo. Aprovecho las muestras que me dan en perfumerías o de cremas y las llevo en mis viajes, así evito tener que estar haciendo transvase de colonias y tal.

      En cuanto a comidas en maleta de mano, en los aeropuertos españoles no ponen pegas si no son alimentos cremosos o líquidos (desde mermeladas hasta quesos de untar). Esos no pasan el control. A pesar de esto, si llevo jamón o producto nacional (que ocurre siempre, pobres ¡además de expatriados cómo no les voy a llevar producto de la tierra!) pido que me lo envasen al vacío y pongan etiqueta de producto nacional (en muchos sitios lo hacen) y no problema. Si os dicen algo: Lo abrís e invitáis a los de la cola del control, así hacéis amigos.

      Y si toca hacer escalas eternas (recuerdo una en París-Beauvais de 9 horas que hice en diciembre), mirad qué podéis ver en los alrededores para distraeros. En esa escala aproveché y maleta en mano incluso pillé un bus para ir a ver la preciosa ciudad de Beauvais, que además tiene una catedral súper impresionante con la cúpula gótica más alta de Europa.

      ¡Un saludo y buen viaje!

      • Pretta Porter

        Depende de compañías, Ryanair sí que es muy de aeropuertos pequeños pero easyjet, que es con la que más viajo opera en aeropuertos principales… Solo una vez o dos compré un billete con Iberia para hacer el mismo trayecto, Lyon-Madrid, cuando son vacaiones no hay color, son muchísimo más baratos (palabra de expatriada). Aunque más de una vez estaba ya taaaan sumamnet caro que he ido en autocar (palizón).

    • Miriam

      Ida y vuelta a Londres en Ryanair y estoy segura de que, simplemente en la ida, ya llevaba más del peso permitido. En ningún momento lo midieron. Y la maletita aparte que te dejan llevar, en mi caso fue una mochila que usaba para ir a clase, con todo mi morro, y a la vuelta, que cargué como si me fuera la vida en ello. Y nada, ningún problema.

      Ahora, eso sí, cuando fui a Roma con EasyJet no hubo problemas con las maletas en la ida, pero en la vuelta una no entraba “perfectamente” sin girarla un milímetro al meterla. Así que tuvimos que romper las ruedas (no les íbamos a dejar todo allí, ni soñarlo, y tampoco íbamos a pagar más por ella, que te cuesta lo mismo que una nueva).

      En fin, viva viajar. Lo lowcost mola mucho, desde que descubrí los hostales Generator siempre me alojo allí, y me ahorro unas pelillas.

      • Elphaba

        Ohhh dios mío, los hostales Generator!!!! Mi primer viaje lowcost fue uno de ellos en Londres, todavía me acuerdo del ambientazo que había en el pub por las noches…

        • Miriam

          El de Londres está muy bien. Y, además, suelen estar siempre muy céntricos, lo que es de agradecer.

    • Lara Rodríguez González

      Yo tengo una espinita clavada con el tema maleta y Ryanair… hace unos años viajé a Madrid. Mi maleta tiene las medidas exactas, pero tiene además un pequeño defecto, y es que las ruedas le sobresalen un poco. Viaje de ida, desde Santiago de Compostela, ningún problema, me dijeron “métela del revés” cuando la metí en el armazón ese de hierro. 3 días después, viaje de vuelta desde Madrid, ya voy a meterla directamente del revés, el chico que me estaba atendiendo no tenía ningún problema con eso, yo ya me las prometía felices y de repente aparece su compañera: “oye, así no, métela como es debido”, y yo: “es que así no cabe, pero mira, las medidas son exactas y no llevo nada en los bolsillos exteriores”. Voy a ahorrar la discusión y voy a pasar directamente a los 45 euros a desembolsar directamente allí y las caras de su compañero al verla prácticamente gritarme. Desde entonces, volví a tener rifirrafes de lo más variado con Ryanair, así que el último vuelo que cogí de ellos dije “nunca más”; me gasto 20 euros más en una compañía también low-cost pero menos tocahuevos y viajo con la tensión arterial en su debido sitio y la mala leche en casa, que es donde se tiene que quedar antes de un viaje xDD

    • irene

      jajaja genial el post! Me encanta el truco de ponerse detrás del de la maleta grande… Cabe destacar también que ahora en Ryanair puedes llevar otro bulto pequeño en mano aparte de la maleta… eso también es una oportunidad a explorar!
      pd: Después del post de los aviones, toca el de los hostales, los blablacares y los trapicheos lowcost!

    • Aurora Escudero

      Maletas rígidas: en esas ya puedes meter todo lo que quieras, que caben en la rejillas y colar 13 kilos a Ryanair (yo lo he hecho). De hecho casi no podía sujetarla de lo que pesaba cuando quería meterla en los compartimentos del avión y cuando me fue a ayudar un asistente de vuelo se me quedó mirando en plan ¿qué demonios lleva esta chica ahí? xD

    

    Login