Desde sus inicios, los mejores fotógrafos han retratado para el calendario Pirelli a algunas de las modelos más bellas del mundo en poses sensuales, con poca ropa y habitualmente desnudas. Esa ha sido su marca. Nada más. Preciosas fotografías de modelos desnudas.

Pero este año esto ha cambiado radicalmente. Annie Leibovitz ha decidido desterrar todas las poses sexys y la lencería para apostar por la imagen de mujeres fuertes, poniendo por delante su trabajo y trayectoria sobre sus cuerpos. Demostrando que una mujer es atractiva, no solo cuando se pone a hacer posturitas en pelotis, si no también por su actitud, su belleza natural, su fuerza.

«Empecé a pensar sobre los papeles que juegan las mujeres hoy, mujeres que han alcanzado algo. Quería hacer un grupo clásico de retratos. Pensé que las mujeres debían aparecer fuertes pero naturales y decidí hacerlo como un ejercicio muy sencillo de estudio”, ha explicado Leibovitz.

Así que podremos ver a Amy Schumer, Serena Williams, Patti Smith,  Tavi Gevinson, la filántropa Agnes Gund, la empresaria Mellody Hobson o la artista visual iraní Shirin Neshat, entre otras, posando sencillas, con la única fuerza de su mirada y el trabajo que hay tras ellas mismas. 

Desde luego, se trata de un cambio radical y puede ser un paso muy importante. No cabe duda de que cada vez son más las iniciativas que tratan de acabar con la imagen de objeto sexual de las mujeres. Pero que uno de los mayores iconos de la cosificación de las mujeres, como es el calendario Pirelli, decida apostar por mostrar una imagen de la mujer distinta a la sexual es bastante sorprendente.

Porque sí, eran unas fotos increíbles, preciosas, de autor, fantásticas, incluso con algún tipo de mensaje social, pero al fin y al cabo, un calendario de señoras desnudas destinada al regocijo de unos pocos señores privilegiados, ya que no se pone a la venta.

Patti Smith ha señalado en Vogue que esto no es una protesta frente a los desnudos femeninos, “sino una celebración” de la mujer. Y concluye: “no tengo ni idea de lo que pensarán el destinatario medio, pero creo que deberían apreciar un movimiento valiente. Veremos

Vía: El País