Para temas de cosmética, belleza y potis soy súper dejada, lo reconozco. Soy de esas que cuando piensa en ponerse una mascarilla en la cara lo hace con pereza. Os miro, en esos domingos que aprovecháis para poneros a punto, y os envidio profundamente. Nunca recuerdo echarme hidratante corporal y voy por la vida así, a lo loco, sin hidratar ni nada, porque al salir de la ducha lo único que hago es secarme rápido y enfundarme los vaqueros. Pero, ay, amigas, el drama llegó cuando empecé a nadar de forma continua y mi pobre piel pedía a gritos un poco de clemencia. Y encontré mi solución en este bodymilk de Lidl:

Como os digo, una semana después de empezar a nadar, comenzaron los picores, por todas partes. Pero pensar en ducharme, salir, untarme en crema, esperar a que absorba y después vestirme me daba tal flojera que nunca llevaba mi hidratante. Hasta que un día, el bodymilk de Lidl me puso ojitos al hacerme la compra. Y por 2,39€, no le iba a dejar allí, solico. Y menos con lo fans que somos en WLS de todos los productos Cien. En su página nos explican cómo funciona, aunque no tiene mucha ciencia:

  • Te duchas, como siempre.
  • Una vez enjuagado el gel, te echas bien de crema.
  • Te aclaras.
  • Te tocas una y otra vez tu piel suavesita.

Yo, después de descubrir el milagro.

Bueno, pues después de probarlo HE VISTO LA LUZ. Me lo he llevado cada día a nadar y es súper cómodo. Yo sé que no he descubierto la pólvora con este tipo de cremas, pero quizás alguna de vosotras sea de las mías y no hayáis valorado estas opciones. De verdad, se me han acabado los picores. Y es cierto que puede quedarse un poco corta si tienes la piel muy seca, pero para alguien tan perezoso como yo en estos temas, es la gloria bendita solucionar la hidratación corporal con un minuto más en la ducha.

Imagen real de mi piel unas horas después de usarla: Jugosita y suave.

En definitiva, es una opción MARAVILLOSA para dejadas como yo, así que os la recomiendo muy mucho.

Fuente del gif.