A comienzos de verano sabe Dios por qué me salió un brote de acné terrible. Al principio adopté la vía diplomática y usé todos los productos habidos y por haber: cremas de farmacia, de supermercado, aceite de árbol de té, mascarillas carísimas, exfoliantes… Os lo juro, de todo. Nada funcionaba.

Harta de ser pacífica pasé al modo destroyer y me exploté los granos. No os mentiré, me dio mucho gustirrinín. Lo que no me moló tanto fue ver el destrozo que me había preparado. Mi cara parecía un mapa topográfico.

Pasaron los meses y las marcas del acné no se me iban con nada. En el fondo pensaba que era el karma castigándome por mi poca paciencia reventándome los granos. Desesperada compré una crema en Amazon que ha resultado ser mi salvación.

Sin más dilación, el aloe vera con vitaminas que consiguió eliminar mis marcas del acné:

En primer lugar, encontrar un aloe vera más o menos natural es una odisea, porque todos ponen que son 99% orgánicos y al ver los ingredientes te tienes que echar a reír. Soy consciente de que este no es el más ecológico y natural del mundo mundial, pero a mí eso me dio igual tras leer las opiniones.

Había muchas personas que comentaban los milagros que había hecho este gel con sus problemas de acné y a mí eso ya me convenció. ¡Bendita la hora!

Llevo usándolo un par de meses y mi cara está como nueva. Por un lado, todas las marquitas del acné se han ido difuminando como por arte de magia. Algunas más grandes todavía están ahí, pero muchísimo más atenuadas y estoy segura de que con el uso continuado de este gel conseguiré borrarlas.

Por si esto fuera poco, no he tenido más brotes de acné. Sólo algún minigranito en la frente cuando me va a bajar la regla, pero se van en dos días y ni me duelen como antaño.

Lo mejor de todo es que no me ha resecado la piel en absoluto. Otras cremas para pieles grasas o con acné me dejaban la cara como papel de lija. El gel de aloe vera hace todo lo contrario. Me la noto hidratada, luminosa, suave y lisa. Es una fantasía.

Resultado de imagen de hallelujah

La textura no es nada pegajosa. He probado otros geles de aloe vera que me dejaban una sensación un pelín desagradable. Este es muy gustoso de aplicar, se absorbe muy rápido y la piel está reconfortada.

Lo he usado en otras zonas, por ejemplo las ingles o axilas después de depilarme, y me ha ayudado mucho a evitar irritaciones y molestias.

En resumen, repetiría una y mil veces. He probado muchos geles de aloe vera de herbolario, supermercado e internet, algunos más “naturales” que otros. Sin duda este es mi favorito. Si le tuviese que poner una puntuación sería un 10.

Cuesta 7,46€ y entran 200 ml.

Podéis comprarlo en este link.