Calorcito, terracita, veranito, en cuanto suben las temperaturas aparecen muchas cosas acabadas en -ito que me producen pavor.  ‘¿Pero tíaaaa cómo puedes odiar el veranoooo?’ Pues sí, lo único que me gusta del verano es que hay vacaciones (si las hay, claro) . 

Voy a demostraros cómo vemos los haters del verano (la gente normal) todas esas cosas ‘ideales’ que veis los fan fatales de las altas temperaturas. Y no voy a entrar en los problemas de las XL, porque eso da y dio para otro post maravilloso.

1. Terrazita al solecito o morir achicharrado mientras te atracan a mano armada.

Una cerveza al sol parece un buen plan, pero cuando hace más de 25 grados el sol comienza a calentar demasiado, sudor, sillas que se recalientan. Buscas la parte de sombra de la terraza, pero ya está ocupada por gente más avispada que tú y que no se ha dejado engañar por ‘ay sii, qué agustito al sol’. Y todo esto mientras te cobran un suplemento de terraza con el que podrías haberte tomado cuatro cervezas más en un bar menos cuqui y con menos terraza.

2. Comida en el campo  o comida por los mosquitos.

Realmente comer en el campo es un planazo con amigos. Pero, ay urbanitas, cuánto se nos olvida lo que hay en el campo. Moscas cojoneras y mosquitos. Mosquitos hijosdeputa que te atacan en silencio. Qué bien nos lo hemos pasado en el campo, qué picaduras tan hermosas me traigo de recuerdo. Y diréis, ¿por qué no te compras un repelente de mosquitos?. Pues es que resulta que todavía no tengo alma de coronel Tapioca, soy una chica de ciudad y el primer día de verano que voy al campo, me acuerdo más de comprar la suficiente cantidad de cerveza y de tener un vestido de cuadros vichy apropiado que de preparar el kit de los jóvenes castores.

3. Ropa ligera y fresquita o ropa llena de sudor.

La gente que dice que vestirse en verano es super cómodo, desde luego no tiene problemas de rozaduras y no deben sudar nunca jamás. Vale, lo de los camachos lo puedes superar con un vestido de tirantes.. ¿seguro? Los camachos son capaces de salir por cualquier parte. Los días en los que aprieta el calor puedo llegar a cambiarme cuatro veces de ropa. Sudor, olor, calor. Joder, qué asco la ropa de verano.

verano3

 

4. En verano voy con la cara lavada o voy con maquillaje derretido

Maquillarse en verano es un suplicio. Especialmente, si tu cara es pálida y ojerosa. Y encima no te gusta tomar el sol. Mi rostro en verano es igual que mi cara de invierno, así que algo de maquillaje es necesario siempre. Y siempre acaba pegado a las gafas de sol o derritiéndose en tu cara y lo vas notando como se funde con tus poros, esos que tanto te cuesta limpiar. Y te da más y más calor porque te imaginas que está ahogando tu piel y te angustias. Al día siguiente sales con la cara lavada, te miras al espejo y piensas, uff luego me maquillo y volvemos a empezar.
Y aunque el maquillaje te aguante bien, los brillos siempre te acompañan. El mínimo calor es necesario para que a los dos minutos de salir de casa, tu zona T resplandezca de grasa.

5. Calorcito o calorro

¿En serio? ¿Por qué a la gente le gusta pasar calor? CALOR, de verdad. No comprendo a esas personas que se pasan horas y horas cual lagarto tomando el sol. O que son felices saliendo a pasear a pleno día por el sol. Sed, sudor, atontamiento, cansancio, posibilidad de morir por un golpe de calor. No, pasar calor no es bueno.

 

verano2

 

 

6. Día de playa! MUERTE A LA PLAYA Y A SU ARENA Y A LA GENTE GRITANDO

Odio la playa. Me encanta estar en un sitio de playa, el mar cerca y tal. Pero estar en una playa, rebozándome en arena, pasando calor, sufriendo gritos de señoras y niños, balonazos pasando por tu cara. No. O te vas ultracargada con sillas, sombrilla, neverita para poder sobrevivir (andar cargando semejantes bártulos, no me parece tampoco un planazo) o te buscas una calita desértica sin gente pesada, pero en la que también hay arena que se va a meter en tu sandwich de pavo que estaba fresco en casa y ahora huele mal.

 

verano4

7. Las sandalias y alpargatas son súper cómodas hasta que todo huele a pies

Cómo mola ir en el metro y que el de al lado huela a sudor y pies. Esto puede pasar también en invierno, pero en verano la cosa se pone extrema. Si ya la llevamos clara con los que pasan de la ducha diaria de normal, imaginad como huelen en veranito

8. Las noches de verano son lo mejor! Lo mejor para no pegar ojo!

Mis veranos en Madrid los recuerdo encerrada en casa hasta las 9 de la noche porque no se podía hacer nada antes. Es el único momento del día veraniego que mola , entre las 9 de la noche y el momento de irse a dormir. Entonces empieza la tortura, al principio tu sábana está fresquita, pero al rato te parece estar tapándote con la capa de Lucifer. Te destapas, empiezan a entrarte los calores, el agobio porque al día siguiente tienes que ir a trabajar sí o sí, a nadie le importa que el calor no te haya dejado dormir. La ventana está abierta de par en par, te asomas, ni una brisita. Cómo molan las noches de verano.

10 comentarios

  1. María, a mi el verano me encanta!!!!! A pesar de todas las situaciones que comentas…
    Me encanta la playa (según qué playas, que no estoy hablando de cosas como Benidorm o Gandía), las cañas en terraza (pago lo que haga falta!!, eso si, siempre a la sombrita, si no no me siento), las sandalias (liberación de los pies ya!) y las noches de verano en pelota picada sobre la colcha… :D

    Comentario by Carla Potter on 8 de junio de 2015 at 15:00
  2. Amennn, odio el verano!!!
    Sobretodo odio la playa (de dia, de noche es otra cosa), y estoy cansada de que me miren raro cada vez que digo por enésima vez que no,no voy a ir a la playa a las putas 12 del mediodia xD ¿Qué placer encuentra la gente en hacinarse medio en pelotas rodeado de otros sudorosos seres medio en pelotas bajo un sol que a mi, personalmente, parece que me esté arrancando la piel a tiras? Cosas incomprensibles de la gente.

    Comentario by Maria Cassiopeia on 8 de junio de 2015 at 15:47
  3. Me pasa igual, aparte igual es rarito pero odio la salitre, cuando voy a la playa si me toca alguien me da una grima que me muero. Y la ropa de invierno es más bonita. El frío se tapa pero el calor nada, como no te desnudes… Jajajaja.

    Comentario by Laura on 8 de junio de 2015 at 17:45
  4. Fan del punto 6. Muy identificada. Mis acompañantes (y gente de aledaños) me mira mal cuando a los 10 minutos de instalarme en la playa, previo gasto de otros 10 para poner la sombrilla (porque, seamos sinceros, algunas sombrillas requieren de máster para su colocación), exclamo que me quiero ir con un sonoro «me aburroooo».
    Veamos las posibilidades de la playa:
    1. Darse un baño. Correcto. Todo el día en remojo, pues no, luego el pelo se llena de sal, arena y trozos de alga. La goma del pelo misteriosamente se me queda enredada y no cumple bien su función. No lo entiendo, en las pelis siempre queda todo perfecto.
    2. Viaje desde el paseo marítimo hasta lugar escogido para apuntalar la sombrilla: pequeño homenaje al ritual de las brasas de San Juan.
    3. Pasear por la orilla: no sé vosotros, pero yo acabo paseando literalmente por el mar porque hay overbooking.
    4. Vuelta y vuelta en la toalla durante toda la mañana y/o tarde. Hay gente que hace bis.

    La verdad es que, en mi caso, con 1 hora de playa (así, estirando muucho la cosa) tengo bastante. Eso sí, luego vuelvo de las vacaciones con un tono de piel bastante similar al de origen, mayormente porque tengo un superpoder de mierda conocido como refracción. Llamadlo generosidad.

    Comentario by Himilce on 8 de junio de 2015 at 23:51
  5. Totalmente de acuerdo…ahora ya me siento mejor mira tú. Toda la vida aguantando a caras raras y comentarios del tipo » tu estas loca» cuando digo que no me gusta el verano. Gracias.

    Comentario by Moly on 9 de junio de 2015 at 13:56
  6. Empezando por el calor horroroso y más aún con el bochorno horrible que tenemos

    Comentario by Mercè on 10 de junio de 2015 at 19:35
  7. Jajajajajajaja me encanta este post, resume bien lo que pienso yo del veranITO. Ya veo que vamos coincidiendo en unos cuantos… yo, a la gente que me dice que les encanta tener 30 grados, siempre les digo : Pero será para estar en primera línea de playa, ¿no? Porque si te toca currar, mueres directamente…
    Deseando que termine el verano ya :P

    Comentario by Eva M. Soler on 23 de junio de 2016 at 09:35
  8. Llevar vestidos y que los muslos se te peguen a las sillas de plástico del bus.

    Comentario by Mariella Villanueva on 23 de junio de 2016 at 14:26
  9. Ay, pero, ¿y el olor a humo y churrascadas y sardiñadas? ¿Y el olor de la hierba cortada? ¿Y los helados? ¿Y los conciertos en la playa? ¿Y las ferias medievales? ¿Y las verbenas de pueblo, con su vermutito y todo?

    Comentario by Lara Rodríguez González on 23 de junio de 2016 at 21:44
  10. Totalmente de acuerdo. Entre 20 y 25 grados para mí sería perfecto. Y de la playa me abstengo.

    Comentario by Mercedes J. H. on 16 de agosto de 2016 at 06:49

Política de Comentarios de Weloversize

Responsable: We Lover Size SL | Finalidad: Gestión de comentarios | Legitimación: Tu consentimiento Por favor lea nuestra Política de Comentarios antes de comentar.