festival
Lifestyle

Algunos consejos por si te vas de festival

No debe de haber ni una sola persona de menos de 40 años que no se haya ido de festival. Los festivales de música se han convertido en una cita ineludible de cada verano. Hay tantos que cualquier persona un poco interesada en la música puede encontrar un sarao que se adapte a sus gustos y necesidades. Desde festivales urbanos con todas las comodidades, hasta otros más rurales y llenos de encanto… todos preparados para pasarlo chachi. Aunque en los últimos años nos hemos vuelto expertas festivaleras,  hay algunas cosas básicas que siempre debemos tener en cuenta:

Zapato cómodo y bajo SIEMPRE. Que sí, que seguro que estás deseando lucir outfit a tope, pero te va a tocar estar muchas horas de pie (quieta, pateando o bailando) y tus patitas van a agradecer mucho unas zapas guapas que te recojan bien los pieses y amortigüen bien los botes.

Ten a mano una buena crema para piernas y pies cansados para echarte al llegar a tu casa, al hotel o a la tienda de campaña (suelen ser mentoladas así que si te vas de camping échatela antes de entrar en la tienda por el bien de tus acompañantes). No es mala idea ponértela también al salir de la ducha al día siguiente y así empezar la jornada bien de confort.

Fija un punto de reunión ante posibles pérdidas de elementos pandilliles. Moverse todas a una en un festival es complicado, así que buscar un lugar de reunión para después de cada concierto es fundamental.

Otro tip que nunca está de más es currarte algún tipo de invento para que una sola persona pueda cargar hasta con 6 birras. He visto a gente nivel experto con artilugios de cartón maravillosos.

¿Te rozan los muslos? El bote de vaselina o tu remedio favorito siempre contigo. Pero la vaselina siempre es bien porque si se te pierde no pasa nada y además sirve para otras cosas divertidas (guiño, guiño). De todas maneras yo siempre recomiendo ir en pantalones por eso de poder hacer la croqueta sin problema.

No lleves bolso al uso si no quieres terminar el día deseando tirarlo a la basura y con el hombro dislocado. Y me refiero a bolso normal, de los de colgar de toda la vida. Siempre compensa más llevar una mochila, una tote bag (que te puedas colgar de mochila) o, si eres tipo Marie Kondo en cantidad de cosas que portar y organización, una riñonera de esas que tanto se llevan.

Lleva chicles/caramelos/whatever para esos momentos de tener la boca como un gatete mientras esperas a que llegue tu amichi con una nueva remesa de birra. Unos frutos secos o unas golosinas no sobran nunca (y te pueden apañar una bajona).

Tener a mano una carga extra para el móvil es muy buena idea porque es posible que te vuelvas loca grabando stories y sacando fotos.

Come, amiga. Come algo aunque no te apetezca nada. Aunque sean unas patatas fritas… cuándo te despiertes al día siguiente lo vas a notar para bien (y tu resaca también).

Si el sarao festivalero es en un sitio con calor, un sombrero o una gorra serán tus mejores aliados hasta que se ponga el sol si no quieres que te dé un telele a la tercera birra. Procura que se puedan doblar bien para guardarlos sin problemas o que sean lo suficientemente mamarrach para convertirse en el mejor complemento con nocturnidad y alevosía. Un stick de crema solar siempre es bien también (ocupan muy poquito en el bolso y pringan poco).

Es posible que por las noches refresque. Si es así, siempre es mucho mejor llevar capitas finas que pesen poco que ir cargando con la chupa o cualquier cosa parecida.

Y, sobre todo, disfruta a tope, amichi.

 

 

Compartir:

Login