Lifestyle

Consejos pre-Erasmus de una veterana

Nunca me cansaré de repetir que el Erasmus ha sido lo mejor que me ha pasado en mi escasa y corta vida. Irme a Manchester fue una de las mejores decisiones que tomé en mi vida, no solo por lo maravillosa que es la ciudad (que lo es, échale un vistazo) sino porque lo que viví allí me cambió para siempre. Conocí a gente increíble, viajé a lugares maravillosos y fui a clase a una de las mejores universidades de Europa, que se dice pronto.

Aun así, había muuuuuuchas cosas que no eran como yo me esperaba. Muchas cosas que soñé que alguien me hubiese contado antes de irme. Por eso hoy, después de que haya vuelto a la pseudo-normalidad que es mi vida, y haya terminado con todo el papeleo post-Erasmus (que créeme, no es poco), vengo a traer, como siempre, un poquito de mi coñosimiento mácsimo, por si tu experiencia empieza el curso que viene (que aunque parezca mucho tiempo, la mitad te la pasarás borracha celebrando que te vas, así que se te pasa volando).

Lee bien el papeleo

Dicen que lo peor que tiene irse de Erasmus es el papeleo, y es tan cierto que duele. Es lo que más agobia, porque crees que si lo haces mal, te vas a quedar con el culo al aire o, peor, SIN ERASMUS. Y eso es horrible.

Peeeeeeero hay que mantener la calma. Leer el papeleo detenidamente es importante  y, entenderlo todo, más. No tengas miedo de preguntar lo que sepas (aunque pienses que eres una pesada de mierda). Es mejor quedarse sin dudas que equivocarse por no preguntar.

No dejes las cosas para el último momento

Por dios de la vida, no te vayas a tu destino sin saber ni dónde vas a dormir. En mi Erasmus, un par de chavales se pasaron dos semanas en un hostal mientras buscaban casa. NOT COOL.

Hay millones de opciones. Tómate tu tiempo y busca la que más te guste y mejor te convenga, pero por favor, no dos días antes de irte. Al principio parece mucho trabajo (buscar una residencia/piso, abrirse una cuenta del banco, hacer el acuerdo de estudios…) pero no es para tanto. Con enterarse de todo con tiempo, irás sobrada.

Sal de tu zona de confort y quítate complejos

Si hay algo que tienes que hacer durante tu experiencia es quitarte complejos. Júntate con todo el mundo, aunque no sea “de tu rollo”. La mayor parte de la gente que se va de Erasmus lo único que quieren es pasárselo bien, conocer gente y, a veces, intentar estudiar (y tal). Juntándote con gente diferente aprenderás cosas nuevas y, si tienes suerte, acabarás creando amistades geniales con la gente más inesperada (te lo dice una por experiencia).

Pruébalo todo

Es tan simple como eso: probarlo todo. Intenta exprimir tu estancia al máximo, aprovechando todas las oportunidades que te ofrecen tanto la universidad como la ciudad en sí. Ve al teatro, sal de fiesta (no solo a las fiestas Erasmus, sino a cualquier tipo de fiesta), a salas de conciertos, a recitales de poesía…A todo, todo lo que puedas.

Yo conocí a una chica que todos los días hacía doscientas cosas diferentes. Yo no soy muy así, por eso de que prefiero tomármelo todo con más calma, pero he de reconocer que ahora, al pensar en todas las cosas que hizo, me da hasta envidia.

No solo salgas de fiesta

Esto es importante. Se tiene una idea bastante extendida de que, en realidad, el Erasmus es un festival de alcohol, sexo y fiestas desenfrenadas. Y en parte, a lo mejor es cierto, pero no siempre es así (de hecho, no debería serlo).

Salir de fiesta está genial, para qué nos vamos a engañar, pero hay mucho más que se puede hacer. No malgastes tu Erasmus saliendo solo de fiesta, así solo conocerás una pequeña parte de tooooooda la experiencia. Descubre cafeterías perdidas, bares pequeñitos,  callejuelas extrañas… Yo paseando en Manchester descubrí que había una estatua del mismísimo Lincoln, perdida en una plaza aleatoria. Parece una gilipollez, pero moló fuerte.

Nota: aunque parezca una foto tumblr, esta es mi cafetería favorita de Manchester (Chapter one)

Estudia, cojones

Sí, señores, hay que estudiar. Por lo menos en mi universidad tenía que estudiar como una hija de puta. Que sí, que estás de Erasmus, que tienes que aprovecharlo todo… pero sigues teniendo clases. Y en algunas universidades, de hecho, hay que trabajar como hijos de puta para poder conseguir aprobarlo todo. Así que disfruta, pero no dejes de lado tus estudios, que joder, habrá que sacarse la carrera, ¿no?

studying jane the virgin GIF-downsized_large

Viaja todo lo que puedas

Y, por último, viaja. Viaja toooooodo lo que puedas. A los pueblos pequeñitos de alrededor, a ciudades grandes de ese país, y de otros… Lo que sea: duerme en el autobús y en hostales en habitaciones de 8 personas, viaja por toda Europa. O fuera de Europa, whatever. Aprovecha cada fin de semana, cada mini-breaks que puedas, rodéate de gente que quiera explorarlo todo y no pares nunca de viajar durante el tiempo que estés allí.

Ay, joder, solo con pensarlo me pongo super nostálgica.

¿Por qué el Erasmus no puede durar para siempre?

Compartir:

Login