Lifestyle

Los vikingos nos ponen (y de qué manera)

Amigas, es un hecho, el Vikinguismo ha llegado para quedarse. Nos gustan los vikingos, NOS PONEN los vikingos. Y no hablo solamente de los de la serie, QUE TAMBIÉN, hablo de Los Vikingos en general.

No es ningún secreto que allá por tierras escandinavas, los tíos están buenos. De hecho, hasta han hecho un ranking de lo más fiable y lo más científico, y dicen que la crem de la crem está en Estocolmo. Que vale, que  «Para gustos, los colores», que «Sobre gustos no hay nada escrito»… Qué sí, que sí, pero que Los Vikingos están pa comérselos.

beyonce

Yo no sé si es la belleza, la altura, la envergadura, ese rollo «me he puesto lo primero que he pillado y mira tú cómo me queda», el saber que son una sociedad de lo más evolucionada (dicen), o que una imagina que debajo de esos jerseys de lana hay un cúmulo de músculos que no son ni medio normales.

El caso es que Los Vikingos están buenorros que no es ni medio normal.

Para muestra, unos cuantos botones escandinavos.

Travis Fimmel, o Ragnar, lo que prefiráis. Vale, este no es un vikingo de verdad porque es australiano, pero es que es casi lo mismo porque OJO CON LOS AUSTRALIANOS (ese es otro post, ahora estamos por el norte, tranquis). El caso es que lo han caracterizado la mar de bien y encima, antes de ser un salvaje nórdico, estaba igual de bueno. Aquí la demostración:

travis hipster

travissinpelo

Y ahora, en plan salvaje.

ragnar

Seguimos con su hermano en la serie, Rollo o Clive Standen, otro que es más británico que otra cosa. Y es que los british últimamente se están poniendo muy buenorros, no hay más que ver a Henry Cavill. Y al Cumberbatch, que no está bueno pero NOS ENCANTA. Al Standen le pasa lo mismo que a su brother, que está igual de bueno con la espada que de paisano. Vale, aceptamos vikingo como animal de compañía.

clive

rollo2

TOMA, TOMA, TOMA ROLLO, POR EL AMOR DE DIOS.

Ahora vamos a los de verdad, a los que nacieron entre fiordos, nieves y sistemas educativos supersónicos.

Alexander Skarsgård, Tarzán para los amigos. Míralo ahí, todo salvaje, entre orangutanes y lianas. Si es que es lo que tiene esta gente, que se adapta al medio de una manera…

tarzan

Nikolaj Coster-Waldau, danés de los de verdad. Cabronazo donde los haya en Juego de Tronos. Ojo mandíbula, ojo dentadura, ojo, barba. OJO, OJO, OJO.

nicolaj

Viggo Mortensen, que nació en los USA pero tiene sangre danesa en esas venas, de esos brazos, de esos ojos, de esos hoyuelos, de ese Aragorn que hizo que deseara con todas mis fuerzas ser la reina de Gondor.

viggo

Y así para ir acabando, que una es humana y el vikinguismo es algo que, en exceso, es fatal para la retina y para el ritmo cardíaco, tenemos a Lasse Matberg. Este sí que ya me ha dejado loca totalmente. Vamos a ver, vamos a ver, Lasse. Este no es actor, no. Este es oficial de la Marina de Noruega y le han denominado «El Dios Vikingo de Instagram». La bestia parda mide 1,97 y pesa 120 kg. Señoras, 120 kilos de carne vikinga. NO DIGO MÁS. Un empotrador salvaje y melenudo. Por favor, hermanas, buscadlo en las redes Y FLIPAD.

9672dea2adb7c049e6f118438dee2e69

Y nada, amiguis, que tras este chorreo de testosterona, solo me queda darle gracias a Thor y a todos los Dioses del Olimpo Vikingo.

Viva Odín y su gente.

Compartir:

Login