Lifestyle

Tres fiestas temáticas para celebrar en verano

En esta vida, existen dos tipos de personas: a  las que les gustan las fiestas temáticas y a las que no. En otras palabras, personas que lo molan todo y personas que no molan nada. A los segundos, se les puede identificar, ya desde pequeños, por cosas como acudir vestidos de uniforme el único día en el que se puede ir de calle al colegio. Sí, yo he tenido que soportar esas faldas piconas llenas de tablas con las que parecías una mesa camilla y creedme, llevar ropa de calle, aunque sólo fuese un día al año, era para como para llorar de emoción. Dejando de lado a los Grinchs de la alegría, he de afirmar que las fiestas de disfraces son de los mejores inventos de la historia. Nada me puede hacer más feliz que una fiesta temática entre mis próximos eventos, bueno sí, comer y no engordar, pero ese ya es otro tema. El caso es que el verano es, sin duda, la mejor época para organizar este tipo de fiestas. Así que como no me he podido resistir, me he sentido con el deber moral de hacer un post dedicado a todos esos que como yo, tenemos complejo de Heidi Klum y consideramos que lo mejor de una fiesta no es la fiesta en sí, sino la ilusión de prepararla.

Hawaiana

Es la fiesta veraniega más recurrida y también la más perjudicada, en cuanto a chapuzas se refiere. Porque por mucho que algunos se empeñen, poner cuatro collares de flores de plasticorro regados por ahí y una barra llena de botellas de Rives  como parte del atrezzo, NO convierte eso en una fiesta hawaiana. Y no, ni aunque las chicas vayan con cocos en las tetas.

Para que este tipo de fiesta sea un éxito no puede faltar lo siguiente:

Tiki Bar: Un par de metros de flecos y un poco de imaginación, pueden convertir cualquier mesa corriente y moliente en el rincón perfecto.

Cócteles de colores: Olvídate por una noche del Ron Cola y cúrrate un par de cócteles vistosos. Además de encantarle a la gente, te servirán de decoración por lo bonitos que son.

Photocall hawaiano: En mis años de experiencia, tengo comprobado que no hay nada que le guste tanto a la gente como un photocall temático. Así que si quieres tener a tus invitados entretenidos durante un buen rato, nada mejor como dedicarle un poco de tiempo a diseñar uno.

Comida playera: Nada de sacar cualquier cosa. Si es una fiesta hawaiana, lo es para todo. No hace falta que te metas todo el día en la cocina, con un par de tonterías y un poco de maña te pueden salir unos platos la mar de chulos. Apuesta por ensaladas de piña, brochetas de fruta fresca, cócteles de marisco y dulces con adornos tropicales.

Piñas, ibiscus y flamencos por doquier: Pero el verdadero éxito de la fiesta reside en los detalles. Una mesa con piñas por allí, unos flamencos adornados por allá o unos buenos macetones de flores y palmeras por acullá. Cuantos más toques personales le des a tu espacio, más sensación de homogeneidad vas a conseguir, sin tener que invertir en grandes parafernalias.

Mejicana

Su iconografía es tan marcada y sus detalles tan fáciles de conseguir, que es una de las fiestas que más lucen, aunque tengas poco presupuesto. Tanto la comida como la decoración, son muy socorridas, si queremos organizar una fiesta en condiciones.

Mis imprescindibles son:

Granizados de coronita y tequila a cascoporro: Desde que descubrí estos granizados, ya no he podido vivir sin ellos. Son facilísimos de preparar (si tienes robot de cocina no tienes excusa) y a la gente le encantan.

Taco bar: No hay fiesta mejicana que se precie, que no tenga un taco bar surtido como Dios manda. El Guacamole, fajitas y frijoles picantes, no pueden faltar, para que tus invitados se puedan abastecer entre copazo y copazo.

Decoración estilo 5 de Mayo: Si hay algo que saben hacer los mejicanos, es celebrar sus fiestas por todo lo alto, así que nosotros no vamos a ser menos. Con un par de calaveras de colores, unos cuantos cactus y latas llenas de flores, te puedes marcar una decoración maravillosa.

Sirenas

Sin duda, es una de mis fiestas favoritas, además, es ideal si la fiesta está dedicada a una tarde de chicas (y no necesariamente de 5 años). Sobre todo, ahora en verano, que apetece más que nunca ser una sirena. A priori, parece de las temáticas más difíciles, pero os aseguro que si sabemos sacarle partido a pequeños detalles, puede quedar una fiesta preciosa.

Hay que prestar atención a lo siguiente:

Candy Bar: Este tipo de fiestas suelen hacerse a la hora de merendar, por lo que la comida que triunfa y resulta más femenina, son los cupcakes, macarons y galletas personalizadas. Así que os animo a sacar a  la Alma Obregón que lleváis dentro y embadurnaros de pasta de azúcar y perlas comestibles.

Casa bajo el mar: Los referentes de este tema son facilísimos de adaptar a la decoración. Globos que son medusas color pastel, conchas, perlas y mucha purpurina, serán tus grandes aliados. La clave está en hacer mucho DIY y apostar por los pequeños detalles: unas invitaciones personalizadas, caracolas llenas de perlas o estrellas de mar pintadas en rosa y purpurina, pueden convertir tu fiesta en la casa soñada de Ariel.

Compartir:

Login