Los responsables de Abyss Creations, fabricantes de las hiperrealisas muñecas sexuales RealDoll, aseguran que su primera muñeca robótica y con inteligencia artificial, Harmony, está a punto de salir a la venta. Está dotada de un potente algoritmo y sensores que responden al tacto e interactúa con su propietario tanto en modo familiar (haciéndole compañía en el sofá) como en modo sexual, pudiendo según su diseñador llegar al orgasmo.

Aunque en su estado actual estos desarrollos tecnológicos están lejos de ofrecer una relación asimilable a la de las personas, cada vez son más los que alertan de que a medida que se aceleren los avances, los robots sexuales ampliarán los límites de las relaciones en pareja y obligaran a replantearse los términos.

El 36% de las mujeres y el 29% de los hombres a los que se les ha preguntado si creen que tener relaciones sexuales con un robot es infidelidad, han contestado que sí.

Eso quiere decir que al otro 60% o 70%  os la sopla todo. Buen resultado la verdad.

La robot Harmony

La robot Harmony

Las personas que creen que tu pareja tenga sexo con un robot es infidelidad argumentan que si tu pareja piensa en el robot y no en ti pues si que es infidelidad. Pero si está consensuado y los dos están de acuerdo ya es otra cosa. O incluso hay algunos que defienden que podrían tener una relación de poliamor con el robot y su pareja fija.

Lo primero que opino es que deberían inventar un muñeco sexual inspirado en Jason Momoa, porque claro que solo saquen a Harmony y no saquen a Jasonito, ya me está pareciendo discriminatorio.

Y luego una vez estemos en igualdad de condiciones, o sea tu pareja con su Harmony y tú con tu Jasonito, pues entonces ya se ponen unas bases y unas normas. Cada pareja las que les convenga.

Ahora bien, yo llego a casa y veo a mi pareja zumbándose a Harmony como si no hubiera un mañana y la verdad es que infidelidad no lo considero pero que lo dejo al momento, ya te digo yo que sí. Porque me parecería una imagen tan patética que no me la podría quitar de la cabeza jamás.

Aunque por otro lado, si es de latex, ¿No es lo mismo que usar un vibrador?, solo que este tiene cuerpo y cara, pregunto.

Yo lo veo un invento muy bueno para cuando estás soltera eso si. Porque hay días que una se mete en Tinder y pierde la fe en la humanidad, y si en ese momento puedes cargar a Jasonito hasta el verde fluorescente de batería y que te empotre hasta que se quede al uno por ciento y luego encima te abraza en el sofá y se traga contigo series de amor hasta que te duermas sin rechistar... Ummm estoy viendo claramente un problema gordo para los hombres. ¿Será por eso que solo han hecho muñecas? ¿Porque saben que como hagan a Jasonito todos los hombres que lo hacen de pena no volverán a tener sexo jamás? No sé, yo lo veo claro.

Por otra parte han explicado que quizás se podría escoger el físico y el cuerpo de tu pareja para que así sea una copia exacta de ella y no tengas celos si lo ves usarlo. Pero entonces ¿Si sois iguales para que quieres dos?. No me convence tampoco.

Y luego imagínate que te enfadas con tu churri y la coge y se la lleva a cenar y tu ahí en el sofá con unos morros que te llegan al suelo, y cuando vuelves encima se la zumba. O le preguntas: «¿El anillo pa cuando?» y te contesta: «Se lo he comprado a Harmony primero». Vamos que cojo la muñeca en cuanto se duerma y me hago 70 dildos con ella y  le doy la cabeza a mi Pit Bull para que juegue. Y cuando se levante el susodicho, pongo cara de buena y le digo: «Uy que malo ha sido hoy el perro… malo, malo, malo…. Bueno ya compraras otra», cuando ahorres otra vez el pastizal que vale, porque baratas lo que se dice baratas no son. Vaya que con lo que cuestan te compras un pedrusco de Tiffanys y te sobra para unos Jimmy Choo. ¿Que caro entonces tener un novio o novia de plástico no?

Y yo que soy muy de verano y de playa, si me llevara a Jasonito al chiringuito ¿Se deshace? Qué horror mirarle y ver de repente como se le ha derretido media cara ¿Eso entrará en la garantía?

Llamadme antigua, o tradicional, pero yo donde se ponga una piel, un calor humano, un buena polla de carne… que se quite el plasticucho por mucho que sea una replica de Momoa, donde vamos a ir a parar. Y desconfiad de los que digan que prefieren a un robot a una persona igual o más que los que dicen que no les gustan las croquetas, esos son mala gente.