Que estamos rodeados de gilipollas no es ninguna novedad, ¿verdad?.

Y en este año semiapocalíptico estamos viviendo muchas situaciones en las que queda patente que la estupidez humana no tiene límites.

Quería escribir esto sin faltar al respeto a nadie. Pero oye, que si a los demás no les importa hacerlo ¿por qué me voy a cortar yo?.

La cuestión es que una chica conocida como Patricia Steisy (ex tronista de MYHYV y participante de Supervivientes) ha pasado de tener un cuerpo explosivo digno de la silla más codiciada por pretendientes y de portadas de Interviú, a coger unos kilos y “estar demasiado gorda para posar en bañador”.

Esta andaluza riquiña y simpática, tiene en su instagram casi 1 millón de seguidores, y solo a ella se le ocurre tener la osadía de engordar y ser feliz. Vaya falta de respeto. Pero es malo por su salud eh, no por gordofobia, faltaría más. Aunque algunos ni siquiera han tratado de camuflarse en autotitulados nutricionistas y directamente critican porque sí, porque una gorda no puede mostrarse como le da la gana, porque ofende a sus vistas.

La chica lleva tiempo soportando que le digan “que está como una foca” y “que debe adelgazar”, pero esta semana el tema ya ha sobrepasado todos los límites del acoso cuando subió una foto en bañador disfrutando de sus vacaciones y totalmente libre de complejos a la que no dudó en titular: “Coño con la gorda, qué buena está la gorda. Ahora vas y lo cascas…”.

Por suerte, la foto ha tenido también un aluvión de comentarios positivos ensalzando la belleza de la tertuliana, pero ha tenido que soportar una oleada de haters gordofóbicos cuya única intención es la de hacer daño. Aquí van algunos comentarios que ella misma ha querido compartir con sus seguidores.

Y digo yo… ¿En serio? ¿En serio en pleno 2020 quedan personas con vidas tan tan tan tristes y vacías con tanto tiempo libre para invertir en intentar joder a aquellos que muestran su felicidad?.

Yo hay algo que no entiendo, a ver si me lo puede explicar alguien.
Si no te gusta una cuenta de alguna red social, ni la persona que publica en ella, ¿Para qué coño la sigues?. ¿En serio te hace feliz intentar humillar y menospreciar a una persona que en teoría no te aporta nada?.

En los comentarios hay muchos tíos dando asco con sus palabras, pero también un montón de mujeres. Cuando creía que al fin, la sororidad nos había ganado a la mayoría, vienen cuatro tontas a abrir la boca y demostrarnos que aún queda mucho por hacer.

Hay varias cosas que me preocupan, pero de verdad:

  • Que exista tanta tanta gordofobia camuflada de falsos consejos sobre la salud.
  • Que haya tanta gente que tras una pantalla se envalentone juzgando a los demás.
  • Que alguien se crea que su opinión es tan relevante como para manifestarla sin ser requerida.
  • Que algunos se piensen que tienen la única opinión válida sobre gustos, estética y físico. (Nos ha jodido, si a todos nos gustara el mismo tipo de persona mal iríamos).
  • A ver, ¿no quedó claro que si lo que vas a decir no aporta nada es mejor que te calles?

En definitiva, que el mundo se va al carallo, que aún hay mucho trabajo por hacer, pero a las que sí aportáis, a las que sí toleráis, a las que sí sois sororidad… GRACIAS por hacer que nos queden ganas de seguir concienciando a lxs que todavía no lo entendieron.

Marta Freire