Para mí el eyeliner es mi básico de maquillaje, llevo usándolo a diario durante años y se ha convertido en un imprescindible.

Aunque mi elección siempre es un eyeliner negro mate, hay mil opciones diferentes con las que poner la guinda a tus looks.

Por eso hoy os traigo algo nuevo para mí, el eyeliner líquido Metal Flash de W7, en su tono Glam Bam de los tres que ofrece la marca.

Se trata de un delineador en formato líquido, de base transparente pero con partículas de purpurina plateada. Cuenta con un aplicador en pincel, que me parece que tiene el grosor ideal para aplicarlo.

Al ser transparente, si lo que buscas es únicamente usar este delineador para hacer tu eyeliner, tendrás que darle varias pasadas, porque las partículas de purpurina no se reparten de manera uniforme.

En mi opinión, este producto es perfecto para:

  1. Aplicarlo encima de tu eyeliner negro, para realzarlo y darle un toque llamativo que para mí queda muy elegante.
  2. Si te gusta hacer looks elaborados, puedes añadirlo como toque decorativo en el párpado, ya que si haces líneas finas es más fácil que se reparta la purpurina y queda algo más opaco, dándole un toque de brillo a tus sombras.

Tras haberlo probado en varias ocasiones puedo decir que, si respetas el secado, la purpurina se adhiere bien y no se desprende, algo que me parece importantísimo cuando hablamos de este tipo de productos.

Personalmente, para mi este tipo de eyeliners están destinados a crear looks más festivos y puntuales, y por eso creo que no es necesario pagar un dineral por ellos, ya que no los usaría tan frecuentemente. Con este eyeliner puedes dar un toque súper brillante a tu mirada por solo 1.99€, si esto no es calidad-precio, ¿qué lo es si no?

PUEDES COMPRARLO AQUÍ

@lucia_murtons