Lifestyle

Si no lloras al elegir tu vestido de novia: NO PASA NADA

Alguien tenía que decirlo: no pasa nada si no lloras cuando eliges tu vestido de novia.

NO-PASA-NADA

Casarme nunca ha sido el sueño de mi vida (a diferencia de ser madre, que es algo que siempre he tenido claro) pero es cierto que me hace muchísima ilusión. Recordemos que se puede ser feminista y querer casarse, que parece que si quieres casarte y defiendes a tope el feminismo eres como un perro verde.

Soy una mujer que tiene las ideas bastante claras, es decir, sé lo que me gusta y lo que no y con 30 años ya voy conociendo mi cuerpo y sé lo que no me queda bien. Así que tras conocer a alguna novia que a mitad de convite estaba harta de su vestido y de la madre que parió a Panete, pues una también toma nota de “lo que no quiere en su vestido”.

El maldito problema es que nos meten por los ojos y nos instalan en el cerebro el chip de “novia prototípica”: mujer que va a probarse vestidos de novia con 4 amigas, su madre, su abuela, su madrina, su prima la de Albacete y su suegra y que, tras probarse media tienda se pone a llorar con un vestido diciendo “si, si si… es el vestido de mi boda”. Y todas se levantan a abrazarla y a llorar con ella mientras beben champán.

A ver… que igual yo vivo en un sitio muy raro y en el resto de España sí que pasa esto, pero vamos, que a mí no me ha pasado. Ni conozco a nadie que le haya pasado.

Yo no he llorado probándome vestidos de novia. Ni cuando me quedé con el que iba a ser MI VESTIDO de novia. “NO LLORÉ AITANA, NO LLORÉ”.

Con carácter general vas a una tienda de vestidos de novia donde “hay lo que hay”. No son esas tiendas de EE.UU donde sacan lo más grande y siempre hay un vestido de la colección de “putuflú 2016” olvidado y que es justo el que te vas a quedar. No. Hay lo que hay y si eres talla que pase de la 42-44 vas jodida. En mi caso doblemente jodida, porque la 46 me queda grande y la 42 pequeña, lo cual implicó que me probasen o vestidos de novia que me quedaban grandísimos (talla 50) o minúsculos que no cerraban.

Sí que es cierto que las dependientas también van un poco embriagadas con los shows televisivos y te dicen cosas como “cari”, “cuqui”, “reina” o “vas a ir espectacular”. ¿Tía, te conozco yo de algo? Entonces empieza una borrachera de vestidos que te pone la cabeza como un bombo. Tú querías un corte sencillo, que pese poco y acabas probándote un vestido de tul y capas a tope. Porque “ya que vas” te pruebas todo, no vaya a ser que hayas descartado ideas y luego te quedes con la duda.  Así que a los 40 minutos y tras 7 vestidos, sueles estar un poquito hasta el papo (no como en la tele, donde todo es ilusión y felicidad) y sudas como un cochino.

Y al final… encuentras el vestido (o no). Y tampoco es para echar cohetes. ¿Por qué? Pues porque aún no está adaptado a ti y tienen que meterle, subirle, adaptar las tiras… etc (Salvo que tengas esa suerte y te quede calcado, que puede pasar). Y cuando dices “este me gusta… me gusta mucho” nadie saca champán, ni se te lanzan al cuello y gritan “OOOOH”. No. Tu sonríes porque te ves relativamente mona en un probador con una luz horrible, y eso ya es mucho más de lo que puedes esperar.

Claro que te emociona pensar que ya tienes el vestido de novia (que a mí me emocionó más el pensar “bien, una cosa importante menos”) pero no lloré. Y no pasó nada. No me dio un vuelco el corazón al verme de blanco, ni grité a lo Cristiano Ronaldo, sólo sonreí y me sentí satisfecha. Me sentí rara (porque verse vestida de novia no es algo habitual) pero guapa. Me sentí yo.

Y al final eso es lo importante: SER TÚ. Que no te metan en la cabeza historias de príncipes y princesas, que no te vendan la moto de que ese día llorarás o sabrás que es el vestido. También puede que no lo decidas el mismo día, sino al mes siguiente o quizá necesites visitar más tiendas. O puede que te dé por reírte al verte o que te veas fatal y aplaces la búsqueda. Yo que sé…

Todos los escenarios posibles son normales. No eres rara por no llorar, por no tener ganas de probarte vestidos, o por querer ir sola a la tienda. Solo quiero que sepas que si alguna de esas situaciones se da: NO PASA NADA <3

 

Compartir:

Comentarios están cerrados.

Login