El verano ya está aquí chicas. Y no lo digo yo, lo dicen las altas temperaturas y las miles de fotografías de postureo en Instagram. Porque esto es así, cuando llega el verano, parece que no existe nada más que no sea estar en remojo en la playa o la piscina. Pero quitando estos dos clásicos del verano, hay cosas que se repiten más que el gazpacho cuando llega esta época. Es algo inevitable, crónica de una muerte anunciada diría yo. Por eso hoy quería compartir con vosotras esas situaciones que seguro vas a vivir este verano:

  • Vas a morir de calor y comer techo más de una noche. SIEMPRE nos pilla alguna ola de calor que nos deja hechas un cromo durante el día y sin dormir por las noches. Si queréis algún truco para sobrellevarlo mejor, nos os perdáis este post.

    ¿Quién no ha hecho esto alguna vez?

  • Los roces de las sandalias. Ahí vas tú tan feliz el primer día en que puedes volver a ponerte tus sandalias favoritas. Te miras en el espejo y estás de escándalo.¿Resultado? No has dado la vuelta a la manzana que ya estás buscando una farmacia para comprar tiritas. Es así, siempre pasa. Los pies necesitan su tiempo.
  • Las rozaduras en los muslos. Otro clásico del verano. Los vestidos, las faldas, los pantalones cortos y cualquier prenda que permita que tus muslos se rocen, se llevan fatal con el calor. Y quieras o no, acabarás con unos roces que casi no te dejarán caminar. Menos mal que desde Weloversize compartimos nuestra sabiduría para evitar las rozaduras en los muslos.
  • Quemarte en algún momento del verano. Normalmente suele pasar a principios del verano cuando los primeros rayos de sol rozan tu piel después de casi un año en las sombras. Y sí, podemos autoengañarnos y pensar lo típico de “Eso luego será moreno”, pero la cruda verdad es que nos hemos quemado. Por mucho que queramos disimularlo.

    Pero luego esto será moreno eh?

  • Hincharte a mojitos. Quizás esto sólo me pasa a mí, pero yo es llegar el verano y venirme arriba con los mojitos. Durante el año ni los pruebo, pero en la playa de repente como que me apetecen a muerte.
  • Intentar comer más sano y fracasar. Sí, todos sabemos que en verano apetecen más cosas fresquitas como las ensaladas, el gazpacho o la fruta. Soy la primera que se hincha a sandía como si no hubiera un mañana. Pero también es cierto que el terraceo y las tapitas no ayudan. Yo lo intento, de verdad que sí, pero que no existan tapas de ensaladita o fruta fresquita no es mi culpa.
  • Pelearte con el bikini en la playa. Por fin te has decidido por ese bikini tan mono que te hacía ojitos en Shein. En la playa de diriges cual diva hacía el agua luciendo ese cuerpo serrano que Dios te ha dado. Y todo es una maravilla hasta que toca salir del agua. Porque siempre habrá una ola traicionera que te empuje, te revuelque y acabes con una teta fuera, la braga como tanga y con arena en lugares que nunca hubieras imaginado.

    Abstenerse de postureo en la orilla

  • Volverte loca con las rebajas. No hay verano sin rebajas. Y ahora que cada vez empiezan antes es como el cuento de nunca acabar. Yo intento controlarme, pero a veces no puedo evitarlo. Siempre necesito cosas nuevas que hasta la fecha no había ni pensado. Y así me va, ya llevo dos vestidos, un bañador y voy en busca de un bolso. Por no hablar de que siempre habrá algo de la nueva temporada que te guste.
  • Proponerte leer libros y acabar enganchada a la Cuore. Porque todas pensamos que aprovecharemos para leer mucho este verano, pero la realidad es que el libro pesa y tenemos miedo de que se nos manche si lo llevamos a la playa o a la piscina. Así que acabamos parando en el quiosco cada semana para hacernos con las últimas novedades del mundo del corazón.
  • Que te devoren los mosquitos. Con las mismas ganas con las que yo devoro un helado. Ahora que pienso, ¿Será por el azúcar de tantos mojitos?. No lo sé, pero iré con las piernas a topitos durante todo el verano.

    Así me veo todo el verano

  • Los amores de verano. Ya sean tuyos o de tus amigas. SIEMPRE hay un amor de verano. Será el calor, la poca ropa, las noches eternas o la sensación de libertad absoluta en vacaciones, pero con el amor en verano para como en gran hermano, todo se magnifica.

¿Y vosotras? ¿Qué otras situaciones vais a vivir seguro este verano?