De follamigos a solo amigos, ¿misión imposible?