Dermatofagia, o comerse los dedos por pura ansiedad