¿Es posible sufrir durante 15 años por un amor de adolescente?