Mi (mala) experiencia en Pronovias

Posted In: Gordofobia

  • María
    María on #294994

    Hola Loversizes de mi corazón!!

    Me casé el día 3 de Noviembre y fue todo maravilloso, superó todas nuestras expectativas: hubo sorpresas, risas, emoción… En fin, que fue un día feliz de verdad. A pesar de ello, hubo experiencias complicadas y desagradables al organizar la boda, y hoy os vengo a contar una de ellas.
    El día 9 de Enero de 2018 tuve mi primera cita en un salón de novias. Estaba hecha un flan, me había tragado todos los programas de “El vestido de tu boda” y “Sí, quiero ese vestido” y me moría por tener esa sensación de la que hablaban en ellos al enamorarte de un vestido. Total que llegué a la tienda Pronovias de mi ciudad emocionada y nerviosa acompañada por mi abuela, mi madre y mi mejor amigo dispuesta a probármelo todo. Nada más entrar, la chica que me atendió, vamos a llamarla C, nos sentó en una mesita con un ordenador para repasar los modelos que yo había pedido probarme. Una vez dado el OK, pasé al probador y ahí empezó la fiesta (ironía modo on).

    Me quedé en bragas y sujetador y lo primero que C hizo que me pusiera fue una especie de faja de debajo del pecho a las rodillas. La verdad es que no era incómoda porque no apretaba pero le dije que no quería llevar faja el día de mi boda y me dijo que es que con eso los vestidos quedaban mejor porque “resbalaban más”. Dado que era mi primera vez, dije que vale, ya que no tenía idea de qué se lleva debajo de un vestido de novia. También me trajo unos zapatos con 12 cm de tacón “para ver el efecto”. Le dije que yo no me podía poner eso porque estoy operada de la rodilla y además yo iba a casarme en Converse (que era el calzado que llevaba en ese momento) y me respondió de malas maneras que los tacones estilizaban más y hacían andar con más elegancia. Yo contesté que sí, que muy bien pero que me iba a casar en zapatillas. Ahí la cita empezó a torcerse de verdad.
    Yo me había enamorado de un vestido tipo boho que había visto en el catálogo y me moría por probármelo, y cuando le pregunté por ese modelo me dijo que en seguida me lo traía pero que antes quería comentarme que Pronovias había sacado una colección Plus Size ese año por primera vez y que a ver si le había echado un ojo porque dado mi tipo de cuerpo me quedarían mejor esos vestidos. Yo le miré con cara de pocos amigos y le contesté que sí, que lo había mirado y que eran 8 vestidos que existían en la colección estándar (colección que, por cierto, tenía muchos más vestidos para elegir) y que por ser plus size costaban entre 600 y 1000€ más, digo yo que por tener más tela; pero que hasta donde yo sabía los vestidos de novia estaban hechos a medida y que no me daba la gana de limitar mi búsqueda a 8 vestidos y encima más caros. Ella se quedó blanca y me dijo que no es que yo estuviera gorda (que sí lo estoy y orgullosa de estarlo) es que tenía espalda ancha. A todo esto, habían pasado sólo 10 minutos desde que había entrado a la tienda.
    No os quiero aburrir contándoos las 2 horas que estuve allí, sólo decir que me probé 5 vestidos, que todo el rato me llamaba Ana cuando yo me llamo María (vamos, que la cita le importaba una mierda) y que al final me vi mona con un vestido de la colección plus size (y digo mona porque el vestido era bonito pero no me convencía) y me lo intentó meter con calzador. Hasta me puso velo (cuando yo no quería y se lo dije), tiara, cinturón y todo. Le dije que al día siguiente tenía cita en otra tienda porque había otro vestido que me encantaba, y ella ni corta ni perezosa, me dijo que hiciera lo que quisiera pero que ese era mi vestido y que no lo iba a guardar para mí y que cuando quisiera volver a por él ya no estaría y me arrepentiría. Le dije que de lo único que me arrepentía era de haber concertado una cita allí y que ella me hubiera tocado de asesora.

    Tanto mis acompañantes como yo salimos de esa tienda sin mirar atrás y completamente indignados, ya que cuando mi séquito hacía un comentario que a C no le gustaba ella intentaba desacreditarlos. Ni qué decir tiene que me sentí fatal y acabé llorando pensando que no encontraría un vestido que me gustase por tener una talla 46.
    Al día siguiente fuimos a Rosa Clará, donde me atendieron fantásticamente bien y me fui con mi vestido comprado. Pero no os lo perdáis, C me llamó por teléfono a los días diciéndome que “mi” vestido me estaba esperando a lo que contesté que no, que mi vestido lo había comprado en la competencia y que esperaba que nunca jamás volviera a tratar así a una novia.
    Chicas, si vais a un salón de novias y os tratan mal de la manera que sea, no os vengáis abajo y plantad cara. Seamos gordas, flacas, altas, bajas… todas merecemos ser tratadas con respeto y que nadie juegue con nuestra ilusión.

    Respuesta
    Velma
    Velma on #295350

    Me parecn muy buenas tus contestaciones. A ver si aprende.

    Respuesta
    Raquel
    Raquel on #295357

    Yo fui a Pronovias y el trato fue genial. Me probaron los vestidos que quise y la chica fue un encanto. Entiendo que más que la marca, fue la mala suerte que tuviste de encontrarte con esa mujer, la verdad.

    Respuesta
    Sonia
    Sonia on #295359

    Yo directamente no fui a casa conocidas. Por concretar en Pronovias vi que de mi talla sólo tenían en la colección plus size y como yo tenía claro el tipo de vestido que quería me negaba a coger uno que no me gustara solo por llevar un vestido de Pronovias. Fui a una tienda de mi ciudad y encontré justo lo que quería por 1000€ y que en Pronovias me vendían por 3000.
    Me alegro que en Rosa Clara te trataran tan bien y que fueras a gusto el día de tu boda. Si de algo me arrepiento es de no haberme casado en Converse como tú!! Felicidades!

    Respuesta
    Cordoba
    Cordoba on #295362

    Pues a mi me trataron genial y sinceramente creo que ibas con prejuicios de que iban a tratarte mal. En lo que te dijo de los tacones y la faja, no veo nada malo, yo llevo una 38-40 y también me colocaron algo similar. Supongo que poco a poco las contestaciones se irían endureciendo, pero vamos, no sé que decirte, en los comentarios que ella te dijo no veo mala educación

    Respuesta
    Bea
    Bea on #295366

    Pues yo fui con mi comadre a ver su vestido y nos pasó todo lo contrario, en Rosa Clara nos trataron como el culo, de muy malas maneras y miradas de desprecio. En cambio en el resto de los sitios que fuimos genial y el vestido lo compro en Pronovias y se lo hicieron a medida sin ningún problema. Te tocó una dependienta gilipollas, no es culpa de la marca.

    Respuesta
    Amparo
    Amparo on #295368

    A mi me trataron genial en todas las tiendas a excepciòn de Rosa Clará….. directamente la chica me dijo que para mi talla solo tenían un modelo horrible (uso la 42). Y el vestido del que me había enamorado era de esa firma…. asi que imaginaros cómo me quedé.
    Probé en otra tienda pequeña que trabajan con varias firmas y me sentí genial desde el primer segundo en que me atendieron.
    Así que no depende de las firmas, sino de los empleados que te atienden

    Respuesta
    Vin
    Vin on #295373

    Yo he ido a más de una cita para familiares a Pronovias y siempre nos han tratado genial, además de con sinceridad porque por ejemplo en un caso a la novia le quedaban genial dos vestidos y la chica de la tienda opinó que el más barato (casi la mitad que el otro) le favorecía más, lo que era muy cierto y al final se casó con ese (lástima que se divorciara).

    Respuesta
    Iria
    Iria on #295379

    Una cosa que ni qué… no debió tratarte así. Esa empleada es una cabrona.

    Pero sí estás equivocada respecto a que los vestidos los hacen la medida :S No voy a decir que siendo gorda no es un martirio comprar vestidos (yo bien sé de eso), pero la realidad es que los vestidos de novia, NO TODOS son echos a la medida y muchos no se pueden arreglar (de hecho hasta lo mencionan en esos programas que viste).
    Muchas veces las novias queremos X o Y vestido que vemos, pero ocurre que de ese modelo muchas veces no hay en nuestra talla y nos agrade o no, muchas veces están hechos para cuerpos más delgados porque el corte del vestido lo hace lucir más. Nos jode, NOS JODE MUCHO, pero es la verdad.

    Sin embargo, aunque eso sea así, las empleadas no tienen porque tratarte de ninguna mala manera y deben explicartelo de la forma más correcta posible. Digo esto porque me ha tocado tratar con novias que creen que las estas insultando cuando le dices que de ese vestido no hay de su talla o que la talla que se están probando no la pueden ajustar o cosas así, que no preferirían probar otro recomendado por la tienda. Ya por eso se sienten ofendidas. WTF?

    No es tu caso pero hay chicas que sí son así y sinceramente jode su actitud de divas.

    Pero, sea como sea, muchas veces estas actitudes no son de la tienda, si no de la persona que te atiende.

    Que bueno que no te quedaste con las ganas de decirle 3 cosas a esa chica :)

    Respuesta
    Laura
    Laura on #295399

    Yo leí malas experiencias en Pronovias, aún así llamé para preguntar si tenían vestidos “grandes” en tienda para probar y me dijeron que sólo tenían hasta la 40. Que te probabas esa talla (aunque no entres) para hacerte una idea y que luego ya cuando lo compres, te traen tu talla y hacen arreglos. En Rosa Clará a una amiga mía le dijeron que el vestido no se adaptaba a ella, que era ella la que tendría q adaptarse al vestido: es decir, que adelgazara porque arreglos no le harían estando gorda. Probé en dos ateliers: uno el de Laura Monge en Madrid, que intenté pedir cita mil veces y pasaron de mi culo; y luego fui a otro en el que me proponían un vestido tipo saco xq según la modista con mi cuerpo (una 44) poco más se podía hacer y me pedían 3000€. Así que al final acabé yendo a la ciudad de mis padres a una modista y por 500€ entre telas y mano de obra: vestido hecho.

    Respuesta
Viendo 10 publicaciones - del 1 al 10 (de un total de 24)
Respuesta a: Mi (mala) experiencia en Pronovias

Tu información:




Login