Trabajar sobre igualdad de género con un «tóxico orgulloso»