Lifestyle

Una copa de vino equivale a una hora de gimnasio.

Un estudio de la Universidad de Alberta en Canadá ha determinado que el vino tinto ayuda a mejorar el funcionamiento del corazón, los músculos y los huesos gracia a su contenido en resveratrol, que actúa de la misma forma que cuando vamos al gimnasio.

Se ve que el resveratrol (como me gusta este compuesto, lo conozco desde  hace 5 minutos y ya lo quiero), lo llevan los cacahuetes, las nueces, las uvas y el chocolate negro. Y además este compuesto combate el sobrepeso, es antioxidante ( o sea que impide que te salgan arrugas), antibacteriano, protege contra las quemaduras solares, mejora la memoria y reduce el cáncer de colón.

Según el doctor Jason Dyck, el resveratrol podría ayudar las personas que quieren hacer deporte pero son físicamente incapaces ( que forma más bonica de llamar vagos tiene este doctor, yo ya lo amo también) y simular los beneficios del deporte para ellos. Además tiene una cara de majo, buscadlo en google.

Y yo ahora me pregunto: “¿Por qué narices ningún médico del mundo de los que he ido me ha hablado del resveratrol? QUE HIJOS DE …

Porque es la solución para los que no nos gusta ir al gimnasio. Y no solo porque somos vagos, sino por como huelen. Esa mezcla de desinfectante  barato y sudor es asquerosa. Es el lugar con menos glamour del planeta, y encima hay que ir en chándal. O sino con unas mallas y un top de color fosforito que los pobres lo llevan del Quechua  y los de más pasta todo Nike. ¿Clasismo en un lugar hortera pintado de colores insulsos y con una raya naranja o azul que los atraviesa? Y esos fluorescentes en el techo. Por Dios, mátenme antes de meterme allí.

Y ahora resulta que viene este maravilloso doctor y te dice que tú te vas a tu casa después de currar y te abres un Ribera del Duero, porque una cosa os quede clara el resveratrol ese, el vino de 1€ no lo lleva, eso tiene que ser un vino un poco buenecillo porque si no es que por no llevar, no lleva ni uva.

Pues eso que llegas a tu casa, y te pones tu copa de vino tinto, tus cacahuetes, tus nueces, cuatro uvas, y de postre chocolate negro. Y te has metido una sobredosis pal cuerpo que ni que hubieras hecho un triatlón te oxigenas más el corazón. Y los reventados esos nadando 40km, corriendo 50km  y 100 más en bici, y con el resveratrol bajo. Si es que, hay que leer más y correr menos.

Que vas a la playa, en vez de crema solar pues vino y no te quemas. Que te peleas con tu churri, pues vino y así no se te olvida en tu puñetera vida si te ha dicho algo que te ha sentado mal, y se lo puedes recordar hasta el día de su muerte con la buena memoria que te da. Bueno si eres escorpio como yo no te hace falta, pero nunca va mal.

Y olvídate del botox, de las cremas y los tratamientos antienvejecimiento, vino a full y a parecer joven el resto de tu vida. Si eres mala pues no lo digas y así tu entorno va envejeciendo y tú no, y que se mueran de la rabia. Y sigan yendo al gym.

Yo ya leí hace tiempo que beberse una copa de vino antes de irse a dormir hace que no engordes. De hecho a veces me bebo tres porque si he cenado pizza o me he puesto ciega de croquetas pues para compensar, sabes.

Y la verdad es que me va bien. Pero ahora que sé que encima me evitará las arrugas, la osteoporosis y que voy a tener los músculos más fuertes que Popeye, a ver quién me para.

Mi cardiólogo que me operó del corazón hace ahora tres años debía ser colega de este doctor canadiense, porque cuando fui a la visita después de la operación y le pregunté: “¿Doctor tengo que ir al gimansio?”, porque era lo que todos los pesados me decían, y me contestó ( esto es verídico): “Los gordos no tienen que correr, tienen que nadar y andar. Y no bebas nada más que no sea vino tinto. Y que la cintura no te mida más de 90 cm. Punto”. Y yo le dije: “¿La cintura? No será el pecho y las caderas?». Pensando que el hombre se había liado ya con tanta felicidad que me estaba dando y me contesto: “No, la cintura mientras no mida más de 90 estarás sana” .

O sea que la industria lleva diciéndonos que tenemos que medir 90-60-90 y se han liado, lo de 90 es la cintura y 60 pues serán los muslos digo yo.

Así es que nada,  desde entonces voy mucho a la playa a nadar, al chiringuito a beber y de tienda a andar dos o tres horas al día, por recomendación de mi médico. Y los de “Te lo digo por tu salud” bebed un poco más de vino y a lo mejor os mejora hasta el carácter agrio ese que se os ha quedado de beber tanta bebida energética, que cuando os suba el resveratrol lo veréis todo de otra manera.

 

 

Compartir:

Comentarios están cerrados.

Login