biberon_andrew-branch
  • Querido diario

    7 problemas que solo tendrás si das el biberón

    Share on Facebook489Tweet about this on TwitterEmail this to someone

    Como ya sabéis todos, soy bastante #malamadre y decidí no darle el pecho a mi hijo. Sin embargo, como he repetido en miles de ocasiones, admiro a las madres que sí lo hacen porque, en serio, qué sufrir. Mastitis, dolor de pecho, que te suba la leche, que te muerdan los pezones, comida a demanda. Olé sus ovarios. Sin embargo, supongo que hay bastante menos literatura dedicada a las cosas que solo nos pasan a las que alimentamos a nuestros peques con biberón y leche artificial. Darle el biberón a tu hijo también es bonito. Lo tienes en bracitos, te mira a los ojos, te toca con las manitas…  Pero por dios, la leche artificial. Ese líquido apestoso que cuesta un riñón (o los dos directamente). El mismo que te obliga a salir de casa con más cacharros que el inspector Gadget. Vaya que las tetas no nos duelen pero the struggle is real, queridas.

    El dolor de espalda

    biberon_dolor_espalda

    No sé cómo les va a las que dan el pecho pero espero que encuentren una postura más cómoda que la mía. Yo he acabado con contracturas en cada centímetro de mi espalda. Y eso poniéndome cojines por todos lados. Me río yo de esa señora que le daba de mamar a sus dos mellizos mientras escribía en el ordenador. Para dar el biberón necesitas LAS DOS manos: una para coger a tu bebé y la otra para sujetar el biberón. Y reza para que a tu hijo le vaya bien comer en una posición normal. Al mío, hubo una época en que le gustaba que le diésemos el biberón de pie. Maravilloso para lumbares y cervicales, promise.

    Es carísima

    biberon_dinero_caro

    Y los bebés comen literalmente todo el día. Hasta que empiece a comer sólidos y vayas reduciendo biberones, podéis decir adiós a vuestra cuenta de ahorros para la casa de la playa / viaje a Japón / bolso carísimo / guitarra famosa. Todo vuestro dinero va a ir destinado a comprar leche de fórmula por el módico precio de 20-y-pico euros el bote. En la farmacia os harán la ola cuando entréis, básicamente porque le estáis pagando el sueldo a todo el personal.

    Huele fatal

    biberon_britney_spears

    Ríete tú de las fugas nucleares y los camiones de la basura. WARNING. Lava el biberón inmediatamente después de haber terminado de darle de comer a tu hijo. Si no lo haces, cuando vuelvas a abrir el biberón probablemente habrás creado vida alienígena de la mala. Si la leche sale del estómago de tu hijo en forma de vómito, te deseo que te pille con el mayor resfriado de la historia y sin sentido del olfato.

    La gente te juzga

    biberon_juzgar

    Sí, a las mujeres que dan el pecho en público las miran mal por sacarse las tetas y, a las que damos el biberón, nos miran mal por no dar el pecho. Hay para todas. Podría hacer una lista bastante larga de gente que me ha preguntado POR QUÉ no doy el pecho, si es que no pude, que por qué no he querido dárselo, breast is best, que si no voy a crear vínculo con mi hijo… Me gustaría poder enlazarles a este otro artículo en tiempo real pero la tecnología aún lo permite. En serio, ¿qué hemos hecho las madres para que todo el mundo opine y nos cuestione?

    La logística de salir de casa

    biberon_empaquetar

    Ni se te ocurra salir de casa sin chequear tu lista. ¿Qué lista? La que vas a necesitar hacerte si en vez de dar el pecho vas con biberones por la vida. Se acabó la espontaneidad. Acuérdate de llevar la leche en polvo, los biberones, los baberos, el agua, el calienta-biberones, una cuchara para remover la leche… ¿Me he dejado algo? Seguramente sí.

    El despliegue de cachivaches no se reduce solo a salir de casa. En casa tendrás miles de biberones, tetinas de diferentes materiales y velocidades, el cepillo de limpiar biberones, el jabón especial, el esterilizador, un sitio para secarlos… La invasión del biberón.

    Olvidarte (o quedarte) sin fórmula en el peor momento

    biberon_olvidar_leche

    Siempre habrá un día que salgas de casa con 3000 cosas en la cabeza (sin mirar la lista) y te olvides una dosis de fórmula. O se te abra el tupper donde llevas la fórmula y cuando vayas a prepararla te la encuentres esparcida por el bolso. #truestory #motherhorrorstory. Tranquila, respira. Siempre habrá una farmacia cerca (o tendrás que volver a casa pitando y con un bebé llorando).

    Preparar el biberón mientras tu bebé berrea porque tiene hambre

    biberon_bebe_llorando_crybaby

    Ojalá pero no… No va a ser este el Cry Baby…

    biberon_bebe_llorando

    Más bien algo como esto.

    Lo que decíamos. Vas tarde, se te ha pasado la hora, no te has dado cuenta de que el peque tiene hambre. O vas a la hora pero de golpe su hambre se ha convertido en insoportable y empieza a llorar como si no hubiese comido en días (cuando en realidad hace 3 horas que ha tomado el último biberón). Si le coges para que no llore y calmarlo, no preparas el biberón. Y si preparas el biberón, sus berridos se oyen desde el ático de tu edificio. Felicidades, van a ser los mejores 5 minutos de tu vida.

    Por todo esto, solo quiero decir. Tranquila mami, lo estás haciendo bien y sobrevivirás. (¿Tenéis más historias de terror de biberón?)

    Sobre el Autor

    Imagen de perfil de Agnes Deer

    Escribo sobre moda y feminismo desde Madrid . Mother of cats. Devora-libros amante de los labios rojos, viajar acompañada y beber café con bien de azúcar. Feliz a tiempo completo.

    

    Login